Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair y Ahern fracasan en su intento de reactivar la paz en el Ulster

Se detectan signos de fracaso en los Gobiernos de Londres y Dublín y entre los líderes de los principales partidos políticos de Ulster. Ayer, tras una intensa jornada de encuentros bilaterales en Downing Street, residencia del primer ministro británico, Tony Blair, quedó claro que el diálogo continúa, pero que las posiciones siguen distanciadas."Las perspectivas no han empeorado hoy", señaló Peter Mandelson, ministro británico para Irlanda del Norte. El Reino Unido e Irlanda quieren ahora que el diálogo se traslade el jueves a Irlanda del Norte. Pero la presencia en el Ulster de Blair y su homólogo irlandés, Bertie Ahern, está condicionada al progreso en las próximas horas en el diseño de una fórmula que permita restituir las instituciones autonómicas, suspendidas en febrero, y resuelva el capítulo de las armas del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

"No siento ninguna sensación de optimismo", señaló David Trimble, líder unionista y primer ministro del suspendido Gobierno del Ulster. Gerry Adams, líder del Sinn Fein, ratificó su postura conocida: no habrá desarme mientras no se devuelva el autogobierno al Ulster.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 2000