Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas reclaman políticas de empleo y protección social

Decenas de miles de personas reclamaron ayer en un centenar de manifestaciones en toda España políticas de empleo y protección social que tengan en cuenta los elevados niveles de precariedad y de accidentes laborales. Unas 15.000 personas, según la Guardia Urbana, y 50.000, según los sindicatos UGT y CCOO, se manifestaron ayer en Barcelona. Los dirigentes sindicales hicieron un llamamiento contra la siniestralidad y a favor de la estabilidad laboral y anunciaron movilizaciones si la situación no mejora. En Lleida, en cambio, la manifestación no fue unitaria.En Gijón (Asturias) se produjo un incidente en una empresa de trabajo temporal, objeto de una agresión, informa Javier Cuartas. Los sucesos ocurrieron al término del acto organizado por los sindicatos minoritarios CSI, CGT y SUATEA, cuando cuatro jóvenes encapuchados que se encontraban en la cola de la marcha atacaron la sucursal de la empresa. Simultáneamente, discurrió con normalidad la manifestación de UGT, CCOO y USO, que reunieron en Gijón a unas 12.000 personas.

Alrededor de 13.000 manifestantes participaron en los actos del Primero de Mayo celebrados en las ocho capitales andaluzas, convocados por las dos centrales mayoritarias, UGT y CCOO. La marcha más numerosa se produjo en Córdoba, con la presencia de unas 3.500 personas, según Efe.

Marco vasco

En un Primero de Mayo dividido y cargado de política, los sindicatos nacionalistas vascos (ELA-STV y LAB) pidieron al Gobierno autonómico una construcción nacional en clave social. Advirtieron de que sólo con un marco vasco de relaciones laborales se puede conseguir algo, ya que de "Madrid no se puede esperar más que agresiones del poder político y resignación y renuncia del sindicalismo".

Frente a esta posición nacionalista, UGT, CC OO y USO defendieron el "mestizaje" y la "inmigración" y pidieron para Euskadi la libertad que ya tienen otras comunidades autónomas. Estas centrales celebraron manifestaciones en las tres capitales vascas, mientras ELA y LAB sólo lo hicieron en Bilbao.

En Galicia, las centrales representativas (CC OO, UGT y CIG) hicieron llamamientos mutuos a superar las diferencias para emprender acciones reivindicativas comunes. La mejora de las condiciones laborales y la lucha contra el empleo precario fueron las demandas lanzadas en el País Valenciano y en el resto de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de mayo de 2000