Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça gana la batalla de Oporto Los azulgrana fueron agredidos por la hinchada portuguesa tras lograr la Copa de Europa

El Barcelona logró ayer su 12ª Copa de Europa de hockey sobre patines después de superar en la final al Oporto en su propia pista, el Palacio de Cristal de Rosa Mota, por 3 a 2, en un partido que tuvo que resolverse en la prórroga (2-2 al final del encuentro). La tensión de la cancha se trasladó al final del encuentro a la grada, donde los aficionados locales provocaron graves incidentes. La reacción de una parte de la hinchada blanquiazul que se citó en el pabellón, registrando un lleno completo (7.000 espectadores), resultó violenta, con agresiones a jugadores y técnicos azulgrana y a periodistas.Botes de plástico y objetos contundentes fueron lanzados a la pista al término del partido. Los árbitros tuvieron que ser protegidos por jugadores y directivos del Oporto, dada la escasa presencia de policías en el acceso al túnel de vestuarios, lo que no impidió que se registrasen varias agresiones. Tras los árbitros, quien recibió las iras del público fueron los jugadores y técnicos del Barça. Los azulgrana tuvieron numerosos problemas para salir de la pista y refugiarse en el vestuario, al que llegaron ayudados por los directivos del Oporto. El acto de entrega del trofeo quedó aplazado largo rato.

OPORTO 2BARCELONA 3

Oporto: Edo; Pedro Alves, Paulo Alves, Santos y Neves. También: Ventura (2).Barcelona: Folguera; Cairo, Borregán (3), Gavaldón y Benito. También: José Luis Páez y David Páez. Goles: 1-0. M. 28. Ventura, de penalti; 1-1. M. 34. Borregán; 2-1. M. 34. Ventura; 2-2. M. 40. Borregán; 2-3. M. 55. Borregán, de falta directa. Árbitros: Brunner y Manetti. Pabellón Rosa Mota: 7.000 personas

El técnico del Barça, Carlos Figueroa, calificó la victoria como "épica, con una batalla campal al final". "Ha sido algo para narrar a nuestros hijos", añadió el técnico, que agradeció la protección que recibieron de los directivos del Oporto. "Había gente con sticks que nos habían robado dándonos por todos lados. Las agresiones son visibles en los cuerpos de algunos jugadores", precisó a Catalunya Ràdio.

Si la retirada de los azulgrana hacia el vestuario fue espectacular, el largo tiempo que tuvieron que permanecer refugiados dentro les resultó eterno. Se desconocía la suerte de la veintena de seguidores azulgrana pertenecientes a la peña Sang Culé. La incertidumbre desapareció cuando los seguidores también se refugiaron en el vestuario azulgrana. El presidente de la federación española, Fernando Martra, calificó los incidentes como "una vergüenza para el patinaje y el hockey". Asimismo, el ministro portugués Fernando Gómez se mostró consternado por el comportamiento del público portugués. Figueroa, por su parte, no quiso pedir la federación europea un castigo ejemplar para el Oporto. "El mayor castigo que se les podía hacer, era ganar", sentenció. Con tres goles de Borregán, el Barça redondeó una temporada histórica al sumar el cuatro trofeo del año, tras ganar la Liga, la Copa del Rey y la Copa Ibérica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de mayo de 2000

Más información

  • HOCKEY PATINES