Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El candidato oficial a la presidencia turca no logra apoyos en la primera ronda

Los diputados del hemiciclo turco, en un claro gesto de desafío a sus jefes de partido, no respaldaron ayer con una mayoría de dos tercios al candidato propuesto por los cinco líderes de las formaciones políticas más votadas en el Parlamento para ocupar el cargo de futuro jefe de Estado. Ahmet Necdet Sezer, actual presidente del Tribunal Constitucional, sólo obtuvo 281 votos, muchos menos de los 367 necesarios, resultado que obliga a la Cámara a realizar una segunda ronda de votaciones que tendrá lugar el próximo lunes.El calificado como "histórico" consenso entre los líderes de los principales partidos con mayor representación en el Parlamento no surtió ayer los efectos deseados en los diputados turcos, quienes han optado, una vez más, por mostrar su rebeldía frente a las directrices marcadas por sus jefes de partido.

Una actitud que ya se puso de manifiesto el pasado 6 de abril, cuando, contra todo pronóstico, los parlamentarios rechazaron la propuesta gubernamental de extender el mandato presidencial a dos periodos consecutivos de cinco años, reforma constitucional que hubiera permitido continuar en su cargo al actual presidente de la república, Suleyman Demirel, durante tres años más. Éste es el segundo revés que el primer ministro, el socialdemócrata Bülent Ecevit, recibe del Parlamento en menos de un mes y pone de manifiesto la fragilidad del consenso alcanzado por los líderes.

El candidato consensuado por los líderes, Sezer, es el único de los 11 nombres que pugnan por la presidencia que no es miembro del Parlamento, motivo que podría haber ocasionado el voto negativo de muchos diputados ya que, en la reciente historia de la república turca, todos los presidentes han sido elegidos de entre las filas del legislativo. Un argumento férreamente defendido por el principal rival de Sezer en las presidenciales, el actual presidente del Parlamento, Yildirim Akbulut, del conservador Partido de la Madre Patria, que, fue el tercer candidato más votado, a cinco votos por detrás del segundo, el islamista Nevdat Yalçintas. Akbulut instó a los diputados a "no permitir que se dañe el honor del Parlamento" y calificó de "injusticia" el hecho de que una persona ajena a la Cámara pudiera ser elegido presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2000

Más información

  • El Parlamento cuestiona al reformista Sezer