Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bosnia declara en La Haya que fue violada 150 veces en 45 días

Soldados serbios violaron a una mujer musulmana de 35 años por lo menos 150 veces durante 45 días de cautiverio en dos centros de detención de Foca, al sureste de Sarajevo, durante la guerra de Bosnia. Así lo declaró en La Haya, ante el Tribunal Internacional para los crímenes de guerra en la antigua Yugoslavia, la testigo identificada con las siglas FWS-95. La mujer dijo sentirse "orgullosa" de estar viva para poder revelar al mundo la verdad sobre los autores.Frente a la mujer, protegida en una cabina para ocultar su identidad, se encontraban tres serbios de Bosnia, acusados de crímenes contra la humanidad y de guerra, por violaciones, tortura y someter a esclavitud sexual a decenas de mujeres, incluídas niñas de entre 12 y 15 años y una mujer embarazada de siete meses.

Los acusados, Dragoljub Kunarac, Radomir Kovac y Zoran Vukovic estaban a la vista de FWS-95 durante la audiencia. La mujer identificó a dos de ellos como sus verdugos directos. Su voz se quebró varias veces pero en un tono de desafío exclamó "tengo que ser fuerte, tengo que ser fuerte" y continuó con su declaración.

El testimonio de FWS-95, una de las 10 diez víctimas de violaciones colectivas que se presentarán en el caso Foca, iniciado el pasado 20 de marzo, es de vital importancia para la fiscalía del Tribunal. Se trata del primer juicio sobre los atentados y la esclavización sexual como crímenes de guerra. La pesadilla de FSW-95 comenzó la noche del 16 de abril de 1992, cuando culminó la brutal conquista militar de Foca y alrededores. Los hombres, entre ellos su marido, quedaron internados en una de las cárceles más grandes de la región.

Seleccionar mujeres

Las fuerzas serbias encerraron a mujeres, niños y ancianos hacinados, hambrientos, y bajo torturas psicológicas y físicas en un liceo y un centro deportivo.Las brutalidades de los soldados empezaban por lo general en la noche, cuando entraban para seleccionar mujeres y las llevaban a residencias, hoteles y pisos que funcionaban como burdeles. Los soldados justificaban el sexo obligado y violento, con el argumento de que tenían un "certificado" que lo recomendaba "para mantener alta la moral en el campo de batalla".

A FSW-95, detenida junto con su hija de un año y medio y su hijo de tres, la seleccionaron en solitario casi todas las noches entre el 13 de julio y el 13 de agosto de 1992. Las violaciones en grupo incluyeron penetración anal, vaginal y otras torturas que la dejaron estéril para siempre, le transmitieron enfermedades sexuales, y todavía padece problemas de menstruacion, depresión e insomnio.

Kunarac, conocido como Dragan y Kovac, alias Klanfa, de 40 y 39 años, con rango de comandantes en el ejercito serbio de Bosnia, la violaron personalmente. En otras ocasiones, miraban y arengaban a grupos de subalternos, que abusaron con ferocidad de FSW-95, que tenía entonces 27 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de abril de 2000