Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Paritaria

Manuel Chaves ha hecho un discurso de investidura en el que la oferta de diálogo ha prevalecido hasta el punto de aparecer como clave de su propuesta. La presidenta del PP andaluz, Teófila Martínez, decía, una vez oído el discurso, que Chaves reconocía así el fracaso de la estrategia de confrontación mantenida durante la anterior legislatura. Cierto es que en esa oferta está implícita la rectificación, pero si rectificar es de sabios, ella será, en todo caso, un acierto.Su discurso ha sido minucioso, ha entrado a pormenorizar todas sus propuestas y acaso por eso, cuando ha faltado algo se ha notado más. Por ejemplo, ha pasado de puntillas por la cultura y no sólo, sino que, rompiendo la línea de su discurso, ha sido convencional. Chaves ha expresado su fe en el objetivo de la modernidad y se ha comprometido en políticas que conduzcan a ese objetivo, sin embargo, ha faltado una referencia concreta a la cultura como arma de modernidad. Es cierta la riqueza de nuestro patrimonio cultural y necesario su cuidado y propagación, pero hace falta más, hace falta una apuesta de ruptura en lo cultural, sin embargo, sigue faltando valor. Hablando de modernidad, sí ha habido un cambio en su compromiso con las políticas de igualdad para conseguir lo que en su discurso ha llamado la "sociedad paritaria".

Ha sido importantísima su promesa de crear el Consejo Andaluz de la Igualdad y la de propiciar la participación social y política de las mujeres, así como el impulso de un nuevo Contrato Social para compartir todas las tareas los hombres y las mujeres. Un nervio nuevo, sin duda, ha recorrido el discurso de investidura de Manuel Chaves. Todo lo que pase en esta legislatura será decisivo para que Andalucía entre o no en la modernidad. Ya no valen políticas menores en ningún sentido, Andalucía se juega el futuro. Entre los estímulos para alcanzarlo, el discurso de Chaves, sin duda, es fundamental el que contiene su trascendental compromiso con la causa de las mujeres. su compromiso por una sociedad paritaria es una apuesta valiente y en punta, por la modernidad y el futuro. Su Gobierno con seis mujeres debe dejar ver esa apuesta.

MARÍA ESPERANZA SÁNCHEZ

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS