Duran ve factible un pacto de legislatura con el PP tras la investidura

El pacto entre el PP y CiU ya funciona en la práctica, pero algunos dirigentes nacionalistas querrían profundizar en sus relaciones tras haber votado sí a la investidura de José María Aznar. El presidente del comité de gobierno de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, afirmó el jueves que es probable que CiU llegue a un pacto de legislatura con el PP en Madrid. Mientras el líder democristiano hacía estas declaraciones, un dirigente de CiU, el diputado Jaume Camps, se mostraba partidario de entrar el el Gobierno del PP .

En declaraciones a la red de emisoras COPE, el líder democristiano afirmó: "Dejemos pasar la sesión de investidura y después el Gobierno, cuando diga que quiere hablar con nosotros y que está dispuesto a todo, nos deberá concretar hasta dónde quiere llegar". Según Duran, una vez que se vea "hasta dónde quiere llegar el PP, Convergència i Unió sabrá si puede llegar a colaboraciones,si puede llegar a un pacto de legislatura o si no puede llegar absolutamente a nada".El dirigente democristiano advirtió al Partido Popular de que "debe ser suficientemente inteligente como para aplicar el rodillo lo menos posible, porque la vida continúa". "Dentro de cuatro años quizá el PP no tenga mayoría absoluta, si es que gana las elecciones, y puede necesitar a terceros", dijo Duran, quien hizo notar que entonces, "si han utilizado el rodillo, lo tendrán difícil". En este contexto, el dirigente democristiano aseguró que los populares deben "aprender" de su experiencia en Aragón y las Baleares, donde en su momento "aplicaron el rodillo con prepotencia y esto hizo que sus partenaires, Unió Mallorquina y el PAR, quedaran hartos, y cuando vieron la oportunidad, los dejaron plantados".

Y mientras Duran hacía estas declaraciones, otro dirigente de CiU, el diputado al Parlament Jaume Camps, sumaba su voz al cada vez más numeroso coro de quienes en la coalición nacionalista ven con buenos ojos la entrada en el Ejecutivo de José María Aznar. "Valdría la pena entrar en el Gobierno de Madrid si sirviera para solucionar el problema de la financiación y acabar con la coña marinera que supone que cada catalán sufra una discriminación fiscal del orden de 120.000 pesetas al año". Camps, en declaraciones a COM Ràdio, precisó que realizaba estas manifestaciones a título personal e insistió en que, si se dieran esas condiciones, "diría que sí" a la entrada de CiU en el Gobierno, aunque reconoció que las bases de su partido "difícilmente lo entenderían, pero Cataluña lo entendería y el electorado también".

Así se sumó Camps a las opiniones expresadas por seis dirigentes de la cúpula de Unió y por el diputado de CDC en Madrid Josep López de Lerma, quienes manifestaron su disposición a que los nacionalistas dispongan de carteras en el Gabinete de Aznar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción