Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Liga de Campeones

Dos artistas en un gran escenario

Redondo y Raúl coronaron con un golazo una noche mágica para el Madrid en Manchester

Redondo y Raúl se movieron en el corazón del equipo que empujó al Manchester al precipicio. Lo destacó el entrenador del Manchester, Alex Ferguson. Lo señaló Arrigo Sacchi -aunque reconoció que su preferido es Helguera- y lo describió el propio Redondo. El medio centro argentino arrastró a todo el Madrid en una jugada sensacional, que él mismo explicó ayer conteniendo una sonrisa pícara para no parecer descortés con el rival humillado: "Me llevé la pelota con el tacón izquierdo, junto a la banda, y lo recogí detrás de la espalda del defensa". Redondo se escapó así de una encerrona. Se fue de tres defensas, despegó a través de la línea de fondo por el área rival y le puso un balón de gol a Raúl. Fue una jugada entre amigos, porque Redondo no reconoce mayor amistad con nadie en la plantilla más que con Raúl.Y también fue el 0-3. El estilete clavado en las entrañas del Manchester. Un resultado impensable hace unos días. "Impensable, pero no para nosotros", explicó Redondo. "Antes del partido nos juntamos en el vestuario y dijimos que había que salir a imponerse, que no podíamos jugar a controlar el partido, porque en ese caso estaríamos perdidos. Teníamos que meter un gol y teníamos que salir a ganar porque en nuestra plantilla hay jugadores de jerarquía para hacerlo. Nos dimos cuenta de eso en el Bernabéu, hace dos semanas, en el partido de ida".

El Manchester tenía un par de puntos flacos y eso quedó en evidencia en la ida, según Redondo. El medio centro fue el capitán del equipo ayer, y el encargado de ordenar los repliegues y los avances a fuerza de levantar la voz. Su interlocutor más próximo fue Raúl, que suele merodear en su entorno antes de arrancar hacia el área rival. La diagonal que trazó Raúl hacia el área, mientras Redondo desarbolaba al flanco derecho del Manchester, fue colosal: el argentino se iba hacia la línea de meta y Raúl, pequeño, casi como un roedor, fue a ubicarse al mejor sitio posible y allí la recibió, solo, más inteligente que nadie, para marcar a placer el tercero. Fue el mejor momento del Madrid en todo el partido, la jugada que demostraba, después de 52 minutos, la superioridad del Madrid.

"Giggs es extraordinario"

Redondo elogió al Manchester United al salir del vestuario ayer. Habló de un momento "histórico" para el madridismo. Quizá la de ayer le recordara a una de sus actuaciones más brillantes como jugador blanco, como el partido de semifinales de Liga de Campeones de la temporada 1997-98, contra el Borussia en Dortmund. En cualquier caso, aseguró saber la clave de la superioridad del Madrid: "Fuimos eminentemente superiores, eso me parece que es incuestionable. Ellos juegan muy bien, eso también está claro. Giggs es extraordinario, parece que lleva la pelota atada. Es el que más me gusta. Scholes también. Pero me parece que son muy esquemáticos. Que siempre juegan a las bandas o, juegan con sus delanteros para descargar y entrar con los centrocampistas desde atrás. Daba la impresión de que no tenían otras opciones más imprevisibles, y les cogimos la vuelta. En la ida nos dimos cuenta de que les podíamos ganar. Y a mí, la verdad, me salió un buen partido".

Redondo considera que hizo un buen partido y Ferguson lo destacó sobre cualquiera. Le sorprendió el Madrid, dijo, sobre todo por dos cosas: porque jugó con tres defensas centrales (Helguera de libre) y porque Redondo absorbió todos los balones divididos. "Me sorprendió que siendo un equipo ofensivo el Madrid haya salido al campo a jugar con tres centrales. Eso lo hicieron porque evidentemente nos respetan, y vinieron precavidos. En su favor tengo que aclarar que no basta con defenderse para ganar en este campo, es preciso jugar muy bien, y eso es lo que ha hecho el Madrid. También me llamó la atención una cosa. Que en los momentos cruciales del encuentro los balones no iban a los jugadores de las camisetas rojas sino a Redondo. ¿Qué tiene en las botas ese jugador? ¿Un imán?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de abril de 2000