Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas cree que el 'plan Zaplana' de financiación es un paso intermedio

El debate sobre el nuevo modelo de financiación autonómica, que entrará en vigor a partir de 2001, no pasa de los primeros escarceos en el momento presente. Pero su sombra pesó sobre el encuentro que mantuvieron ayer Eduardo Zaplana, presidente de la Generalitat, y Artur Mas, consejero de Economía del Gobierno de Cataluña.Zaplana avanzó una propuesta de debate hace un año, antes de que el PP contara con mayoría absoluta en la Comunidad Valenciana y en España, que apostaba por ceder a las comunidades autónomas la gestión directa de los impuestos especiales que gravan el consumo de carburantes, alcohol o tabaco; parte del IVA minorista; y una cuota del 50% del IRPF. El presidente valenciano subrayó que su iniciativa perseguía establecer los principios de un sistema de financiación definitivo para el conjunto del Estado.

Mas celebró la propuesta en su momento y reiteró ayer que "el modelo se inscribe en la buena dirección". Sin embargo, fue tajante al afirmar que Cataluña "nunca considerará justo ningún sistema que no se acerque al pacto fiscal", una iniciativa que persigue la creación de una Agencia Tributaria propia. Así, el consejero de Economía y portavoz del Gobierno catalán, afirmó: "El sistema que propone Eduardo Zaplana es una estación intermedia hacia el pacto fiscal".

"La propuesta de Zaplana va en la buena dirección, pero la nuestra va más allá", siguió Mas, que ha mantenido contactos paralelos con los gobiernos regionales de Andalucía y Baleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2000