Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Querido diario

Los dos queridos diarios más famosos de España son el del entrenador del Barcelona, Van Gaal, y el del presidente del Gobierno en funciones, José María Aznar. Es previsible lo que anota Van Gaal en su querido diario, algo muy parecido al mambo número 3 interpretado por la orquesta de Pérez Prado: uno... dos... tres... ¡maaambo!, o bien: nadie me quiere, nadie me ama o versos de boleros: Están clavadas dos cruces en el monte del olvido / por dos amores que han muerto / sin haberse comprendido... La libreta de Van Gaal, contra lo que se cree, no recoge conclusiones sobre cómo se ha de jugar, sino testimonios de desencuentro, de desamor, de la soledad del entrenador de fondo. Cuando se la enseña a los jugadores un momento antes de salir al campo, observe el espectador cómo los muchachos no acaban de creer lo que leen o ven. Ni siquiera los holandeses.La libreta del presidente es otro misterio y tampoco su señora esposa ha querido desvelarlo, pero sí ha contribuido a consagrar esta libreta azul, ese objeto fetiche que puede quedar en la historia de España como la lucecita del Pardo. Decía el último valido de Franco, Arias Navarro, también conocido como Carnicerito de Málaga por sus hazañas durante la guerra civil, que los españoles podíamos dormir tranquilos porque por las noches la iluminada lucecita del palacio del Pardo demostraba que Franco seguía en vela. Pueden los españoles seguir jugando a nueva economía por Internet o por tamtan porque la libreta azul de Aznar es el libro donde se supone todo está escrito y estamos a pocos días de que se desvele una parte de ese querido diario azul, azul de Quintanilla de Onésimo, Azul como el determinante poemario de Rubén Darío... por el ramaje oscuro / salta huyendo el canguro. Esa revelación inmediata se bipolariza en Piqué sí o Piqué no y en cuántas mujeres ministras demostrarán que la revolución conservadora en cuanto a feminismo le pasa la mano por la cara a todas las revoluciones pendientes.

La libreta azul del señor presidente debería ser declarada incorrupta y publicarse para saber algún día si lo de Piqué consta como mambo o como tragedia. Marx decía, me parece, que en historia lo que se dio como tragedia se repite como mambo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de abril de 2000