Un joven muere en Andorra, agredido como el de la Villa Olímpica

El joven de 17 años Nuno M. A., muerto a golpes en Andorra en la madrugada del pasado jueves, fue brutalmente apaleado en un acto de violencia gratuita. Así lo confesaron los dos jóvenes miembros de una tribu urbana de estética parecida a los skins detenidos por la policía andorrana el pasado fin de semana, cuya identidad es L. A. D., de 22 años, y R. L. S., de 20.La policía de Andorra sospecha que el reciente asesinato de un joven en la Villa Olímpica de Barcelona a manos de una cuadrilla pudo influir y provocar una acción mimética en los autores de la agresión que acabó con la vida de Nuno M. A.

El joven asesinado en Andorra trabajaba como camarero en un hotel de la céntrica avenida de Meritxell y encontró la muerte en un estrecho callejón sin salida muy próximo. Los dos presuntos asesinos le golpearon en la cabeza y la cara hasta que murió a causa de un traumatismo facial causado por un objeto contundente. La víctima acababa de salir de un local nocturno, en Escaldes-Engordany, donde tomó unas copas con unos amigos. Algunos testigos contaron que lo vieron después de salir del local acompañado de jóvenes que vestían con la estética skin, pese a que la víctima les dijo que había quedado con su compañero sentimental.

La policía, que consideraba la posibilidad de que la condición de homosexual de la víctima fuera el móvil del crimen, desplegó un gran dispositivo de control de jóvenes conocidos por sus vinculaciones con grupos skin y, sobre todo, con los que ya tenían antecedentes por violencia en la calle. Incluso se estableció un control especial en las fronteras.

La primera detención se llevó a cabo en la noche del pasado sábado y la policía aguardó la llegada del segundo sospechoso de una celebración familiar en España. Ambos pasarán hoy a disposición judicial. PASA A LA PÁGINA 5

Contradicciones entre los detenidos por el crimen de la Villa Olímpica

VIENE DE LA PÁGINA 1 Las contradicciones en las que incurrieron los implicados en el asesinato de Carlos Javier Robledo, ocurrido el pasado 1 de abril en la Villa Olímpica, han sido uno de los motivos por los que el magistrado acordó su ingreso en prisión incondicional.

El juez instructor, Adolfo Fernández Oubiña, decretó en la noche del sábado la prisión incondicional de otros cinco jóvenes por su presunta implicación en la muerte de Carlos Javier Robledo y que se suman a los otros cinco encarcelamientos acordados el pasado jueves. Además de huellas, declaraciones de decenas de testigos e imputaciones cruzadas entre los propios acusados, las contradicciones en las que han "venido incurriendo" durante sus declaraciones, "y la propia lógica de lo sucedido", según comentó el fiscal, llevaron a los implicados a la cárcel.

El fiscal destacó varias contradicciones. Por ejemplo, en el caso de J. de la R. L., que se entregó voluntariamente a la policía y que declaró: "No me di cuenta de que estaban peleándose a mi lado". No obstante, el joven también declaró ante el juez que vio a J. M. F. G., alias Juanma, que discutía con otra persona.

Al joven J. de la R. L., que al igual que otros dos implicados llevaba aquella noche calzado náutico, el juez le preguntó cómo es que aparecía la huella de su zapato en la cabeza del fallecido, a lo que respondió que no lo sabía. El detenido con el alias Juanma confesó que robó de la discoteca Back Fire, de la Villa Olímpica, la chaqueta que, según indica la acusación, empleó el grupo como "cebo" para buscar "bronca". Juanma agregó que cuando la víctima devolvió la prenda "no existía ninguna situación violenta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de abril de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50