Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños en riesgo acogidos temporalmente por una familia mejoran su desarrollo

El 75% de los niños acogidos temporalmente por una familia presentan una mejora notable en su autoestima y en su desarrollo físico e intelectual. Ésta es una de las conclusiones a las que llega un estudio basado en el seguimiento de 129 niños y niñas que han pasado por esta experiencia en las nueve comunidades autónomas que participan en el Programa Familias Canguro, impulsado por la Fundación La Caixa desde 1996.Unos 500 niños se han beneficiado del programa, que Isabel Martínez, directora de proyectos sociales y educativos de la fundación, definió ayer como "una alternativa solidaria de acogida familiar para ayudar a los niños siempre con la intención de que vuelvan con su familia biológica".

Celia, de 40 años, y Paco, de 37, son una familia canguro de Cambrils. Él es educador en un centro de menores y ella cuida de su nuevo bebé, en acogida de urgencia. No tienen hijos biológicos, pero es el cuarto niño que tienen en tres años. Celia afirma: "Lo importante es tener muy claro que hay un principio y un final." Estos padres, igual que las 354 familias que han participado en el proyecto, reciben formación, apoyo de profesionales y unas 45.000 pesetas mensuales como ayuda para la manutención del pequeño.

Situación normalizada

El objetivo de la iniciativa es ofrecer una familia de acogida de forma temporal (entre tres y seis meses) a menores desamparados en situación de riesgo social. "Es una forma de evitar que los menores pasen por centros de acogida y de darles una situación familiar lo más normalizada posible", aseguró.

Estos niños provienen de familias desestructuradas sin las necesidades básicas cubiertas, con problemas de toxicomanía y trastornos psicológicos, y un alto índice de aislamiento social. Sólo del 10% al 15% de estos niños acogidos vuelven a la familia biológica. La mayoría continúan con otro tipo de acogida, ya sea simple o preadoptiva .

Pere Amorós y Jesús Palacios, investigadores de Universidad de Barcelona y Sevilla, respectivamente, y autores del estudio, explican: "No se trata de sustituir a la familia sino de compensarla". La edad de las parejas que acogen a estos niños está entre 36 y 45 años, el 81% tienen hijos y su objetivo es "ofrecer una familia" a los menores que lo necesitan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de abril de 2000

Más información

  • 500 menores se han beneficiado del programa