Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Piqué, como antes

Al ministro Piqué no le ha servido de mucho el cambio de dictamen fiscal en el procedimiento abierto por un supuesto delito de alzamiento de bienes durante la suspensión de pagos de Ercros en 1992. El horizonte penal del antiguo consejero delegado de la entidad sigue igual de brumoso. La Sala Segunda del Supremo ha aplazado la decisión sobre su competencia en el caso al resultado de la investigacion abierta en la Audiencia Nacional sobre la venta de Ertoil. La razón estriba en su convicción de que el problema planteado "se centra en la determinación del destino dado al precio de la venta de Ertoil". La decisión es congruente con el fondo de la cuestión: el supuesto alzamiento de bienes que el Juzgado número 5 de Barcelona investiga en el caso Ercros tiene que ver con el endoso a esta empresa de una deuda propia de su filial Ertoil, vendida en enero de 1991 al grupo francés Elf. Cuando Ercros suspendió pagos un año después, los titulares de la deuda se quedaron sin cobrar y se querellaron contra sus directivos.La relación entre la investigación de la Audiencia Nacional y la del juzgado de Barcelona es evidente. Se trata de hechos y delitos distintos -en la primera, delitos fiscales y societarios, fundamentalmente; en la segunda, de alzamiento de bienes-, pero aparentemente enlazados y que afectan al mismo entramado empresarial. Es lógico que mientras no se aclaren las dudas sobre el destino dado a los casi 47.000 millones de pesetas por la venta de Ertoil el Supremo no pueda decidir sobre su competencia. Hasta que el Juzgado Central número 3 de la Audiencia Nacional no culmine su investigacion, seguirá pendiente la decisión de inculpar o no a Piqué. Al final la pirueta de última hora que realizó con escándalo el fiscal general del Estado ha resultado un fiasco. Aznar deberá decidir si incluye o no a Piqué en su nuevo Gobierno sin contar con la exoneración previa de los tribunales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de abril de 2000