Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almeida pide a las constructoras que paguen más indemnizaciones a las 150 familias de Sanchinarro

La presidenta del grupo PSOE-Progresistas en la Asamblea, Cristina Almeida, reclamó ayer a las constructoras que levantarán 12.700 viviendas en el nuevo barrio de Sanchinarro (Hortaleza) mejores condiciones económicas para las 150 familias cuyas casas se van a derribar y se ofreció a "mediar en la negociación para que los vecinos no lleguen a parar las máquinas".El portavoz de Urbanismo del PSOE-Progresistas en la Asamblea, Modesto Nolla, y los concejales socialistas-progresistas del Ayuntamiento de Madrid Alfredo Marchán y Noelia Martínez, acompañaron a Almeida a la zona para escuchar a los vecinos afectados, que consideran un "robo" la oferta de 7.300 pesetas por metro cuadrado que les hace la empresa constructora.

"Por fincas de 800 metros cuadrados, con casas de 120 metros, nos dan 17 millones de pesetas con los que podemos acceder a un piso de realojo de 70 metros cuadrados en la zona más alejada del barrio. No vamos a consentir un cambio que nos perjudica; queremos que nos paguen el metro cuadrado a la misma cantidad a la que se va a vender en las viviendas que construyan aquí o que nos den uno de los pisos que se van a hacer en este mismo lugar", señaló un portavoz vecinal.

Modesto Nolla criticó que "lo que va a ser un gran negocio inmobiliario para unas pocas empresas va a perjudicar enormemente a 150 familias, si no se pone remedio" y advirtió de que "lo que ocurra en este Plan de Actuación Urbanística, que es el primero que pone en marcha el Ayuntamiento de Madrid, es muy importante porque va a servir de pauta para los que se hagan después en Vallecas o Carabanchel". El concejal Alfredo Marchán exigió al gobierno municipal "que no se desentienda del problema y no enfrente a un gigante con unas pocas familias".

Sanchinarro tiene una extensión de 384 hectáreas (superficie similar a la de otro tantos campos de fútbol) e incluye viviendas de lujo con precios que alcanzan los 40 millones. Las 150 familias afectadas ocupan 75.000 metros cuadrados y construyeron allí su casa en los años cincuenta y sesenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de abril de 2000