Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El veto a CLC ahonda en el debate de la definición del espacio valenciano

El gesto simbólico, y no por ello menos reivindicativo, de Alejandro Sáez de la Torre que salió a presentar parte de su colección de la firma Por fin! con camisetas de Antonio Moreno y Antonio Campos, los creadores de la firma CLC (La Cantante Calva) excluidos de esta edición de la pasarela, se enmarca en la necesidad de un debate a fondo sobre qué criterios debe seguir el espacio valenciano para no morir en el intento. Éstas son también las preguntas que ayer se hicieron Campos y Moreno, en una conferencia de prensa, en la que primó la reflexión y la exigencia de una explicación porque, aseguran: "Injustamente se nos coloca fuera de la plataforma oficial, cuando en el programa de la presente edición hay creadores cuya labor se ciñe únicamente a trajes de ceremonia, media costura y a ser susceptibles de padecer afinidades selectivas", en abierta referencia a la participación de firmas como Presen Rodríguez y Carlos Haro, que ha provocado sorpresa entre los críticos. La falta de "transparencia" del comité seleccionador y en los criterios ha hecho mella en los pasillos de la pasarela este año. Pocos se atreven a confesarlo en público, pero muchos lo reconocen en privado. Un proyecto que, como reivindica CLC, nació con la vocación de ser "una bocanada de aire dentro del panorama nacional" y una "apuesta por los jóvenes diseñadores y las propuestas alternativas", entre otras cosas, porque en las fechas en que se celebra, las colecciones ya han desfilado en todas las pasarelas. Por tanto, una de las opciones que el año pasado plantearon, incluso críticos nacionales, fue la de dotar de personalidad al certamen valenciano, convirtiéndolo en un espacio arriesgado, innovador, que promocione nuevos creadores, como ha sucedido con Por fin!, Teresa Candela, Hannibal Laguna y los propios diseñadores de CLC, que llevan tres años en Gaudí y acaban de volver de Tokio con el ICEX y de la Semana Internacional de Moda de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de abril de 2000