Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos afirman que la sentencia confirma el buen funcionamiento del Estado de derecho

Satisfacción mesurada entre la mayoría de los representantes de los partidos políticos y críticas por parte de los sindicatos UGT y CC OO, organizaciones de consumidores e Izquierda Unida. Así fue acogida ayer la sentencia dictada por la Audiencia Nacional contra el ex banquero Mario Conde y sus antiguos colaboradores en Banesto. Por parte del PSOE, partido de gobierno en el momento de la intervención del banco -diciembre de 1993-, se recordó, además, que Conde actuó como "émbolo" de la crispación política en España desde el final de la década de los ochenta.

Por parte del PSOE, tanto su portavoz en el Congreso de los Diputados, Luis Martínez Noval, como la diputada que ejerció de portavoz en la comisión de investigación del caso Banesto, Mercedes Aroz, destacaron que el fallo judicial aumentará la confianza de los ciudadanos en la justicia. "El Estado de derecho ha funcionado", aseguró Aroz, "y la justicia ha cumplido con su función, a pesar de las maniobras efectuadas por Mario Conde para desestabilizar las instituciones".

Por su parte, Martínez Noval, sin entrar a valorar el fallo, se mostró seguro de que los españoles se congratularán de que la justicia resuelva "delitos de cuello blanco" y los juzgue sin distinción de personas.

Por parte del PP, su portavoz en la Comisión de Economía del Congreso, Vicente Martínez Pujalte, expresó su más absoluto respeto por la decisión judicial y su convencimiento de que el juicio seguido contra Conde "no ha tenido nada que ver con la política".

También CiU, a través de su portavoz adjunto en el Congreso, Manel Silva, quiso destacar su satisfacción por que la justicia haya sido "capaz de ofrecer respuestas" en un caso complejo como era la investigación de las cuentas de Banesto cuando lo presidía Conde.

Por parte del PNV, Iñaki Anasagasti manifestó que la sentencia debe servir "para que desparezca de una vez por todas la cultura del dinero fácil y sobre todo, de la extorsión". Anasagasti destacó que Conde llegó a ser "paradigma del joven empresario que triunfaba pisando todo lo que encontraba a su paso".

La satisfacción del PSOE, PP y CiU no fue compartida por Izquierda Unida. Su portavoz en el Congreso, Felipe Alcaraz, juzgó la condena de 10 años y dos meses impuesta a Conde como "corta". "A mí personalmente me parece corta", señaló Alcaraz, "porque el fiscal llegó a pedir cerca de medio siglo". "Puede haber una cierta frustración social", remachó.

Izquierda Unida se alineó así con los sindicatos UGT y CCOO, con los pequeños accionistas de Banesto y con las organizaciones de consumidores, que expresaron su descontento por la decisión de los jueces. El sindicato UGT calificó la sentencia de "sorprendente", además de "corta", y aseguró que se trata de una resolución "muy política". UGT, parte en el caso, dejó abierta la puerta a la presentación de un posible recurso. De igual modo, el sindicato CC OO consideró la sentencia "escasa y poco rigurosa".

También tienen el propósito de recurrir la sentencia tanto la asociación Reagrupamiento de Pequeños Accionistas de Banesto como la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc). Los pequeños accionistas creen que la sentencia no recoge el delito de falsedad en la operación de "artificios contables" y Ausbanc la calificó de "jarro de agua fría". Esta organización presentó ayer en la Audiencia un escrito en el que solicita prisión provisional para Mario Conde o, en su defecto, una fianza de 1.000 millones de pesetas.

La formación política Unión Centrista-CDS, con la que Conde se presentó a las pasadas elecciones generales, rehusó valorar la sentencia.

Por su parte, fuentes de Banesto expresaron ayer su respeto absoluto por la sentencia dictada por la Audiencia Nacional, que sus servicios jurídicos están analizando en sus aspectos técnicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2000

Más información

  • Sindicatos, organizaciones de consumidores e IU creen que la condena es "corta" e "insuficiente"