Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa prevé reducir su participación en el parque de Sevilla Isla Mágica

Los problemas del parque temático de Sevilla Isla Mágica parecen no tener fin. Endesa está llevando a cabo una reorganización de sus empresas, entre ellas Sevillana de Electricidad, que tiene un 10% del capital de Isla Mágica. Dentro de este proceso, Endesa ha descartado aumentar su cartera de ocio. De esta forma, el grupo eléctrico pretende ir a la ampliación de capital de Isla Mágica con 90 millones de pesetas, en lugar de los 250 que le corresponden. Si Endesa mantiene esta posición, obligará a las cajas de ahorros El Monte, Caja San Fernando y Unicaja, que tienen previsto cubrir el 60% de la ampliación de capital (alrededor de 1.500 millones), a aportar la diferencia.

Además los trabajadores denunciaron ayer la falta de voluntad por parte de las cajas de ahorros a la hora de acordar un nuevo convenio colectivo.

El presidente del comité de empresa de Isla Mágica, Manuel Fernández, respondió ayer al ultimátum de las entidades financieras para lograr un nuevo estatuto laboral para los trabajadores, con el anuncio de "movilizaciones" y acusó a las entidades financieras de "buscar intencionadamente el desacuerdo".

Las cajas anunciaron que si los trabajadores no aceptaban flexibilizar las condiciones laborales antes del próximo sábado no participarán en la ampliación de capital necesaria para seguir el plan de viabilidad de la empresa.

Fernández comentó que los intentos de acercamiento por parte de los trabajadores han sido rechazados por la empresa: "Hemos intentado aproximar posiciones y la respuesta de la empresa a este acercamiento ha sido prácticamente de desprecio".

"La última propuesta que hemos dejado sobre la mesa se acerca bastante a las exigencias de la empresa: eliminar o reducir las garantías en horas de trabajo y hacer depender esas garantías directamente de la afluencia del público, y ni siquiera con esto les vale", comentó el presidente del comité de empresa.

El delegado de Economía del Ayuntamiento de Sevilla, Emilio Carrillo, se mostró preocupado por la situación de la empresa y pidió a los trabajadores "flexibilidad" en la negociación con la dirección del parque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de marzo de 2000