Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNIVERSIDAD

El TSJ reconoce a Justo Nieto la facultad de cesar a los vicerrectores

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana ha impedido cualquier modificación de los resultados de las últimas elecciones a rector de la Universidad Politécnica al dar por buena la destitución de cinco vicerrectores del centro, apartados por Justo Nieto de su equipo de dirección después de que mostraran su apoyo a otro candidato a dirigir la Universidad, Pedro Miguel Sosa. Nieto resultó reelegido para un quinto mandato al superar, por tan sólo dos votos, a Sosa. Los vicerrectores cesados no pudieron votar en las mencionadas elecciones. Ahora, la sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal ha rechazado el recurso presentado por los destituidos, que impugnaron una resolución anterior. Ésta validó la decisión de Nieto, al entender que el rector apartó de sus cargos a los vicerrectores en uso de las competencias que le concede la ley. Los recurrentes no opinan así. Principalmente, porque consideraban absolutamente desmesurada una medida que en ningún caso cuestionaba su valía o la corrección de su gestión. Por ello, el abogado de los recurrentes, Juan Cano, insistió ante la sala en la arbitrariedad de la decisión y, en menor medida, en que causó un perjuicio de difícil reparación: su cese les privó de la posibilidad de votar y, en consecuencia, evitó la victoria Sosa.

Pérdida de confianza

La sentencia reconoce que la resolución de Nieto "tiene respaldo normativo" en los Estatutos de la Universidad, aunque limita la "potestad discrecional otorgada por el ordenamiento jurídico" a la "consecución de un fin concreto". A partir de esto, el tribunal asegura que negaría a Nieto el derecho a destituir a los recurrentes si quedara probado, tal como sostienen, que esa decisión sólo pretendía impedir "la prosperabilidad en las elecciones a rector de otras candidaturas". Ahora bien, esa tesis no ha sido demostrada.

Por contra, la sostenida por Nieto -la "pérdida de confianza" en sus hasta entonces colaboradores- "entra dentro de los sutiles procesos de apreciación subjetiva" del rector, por lo que no puede ser discutida. En definitiva, al ser "difícil, por no decir imposible", averiguar si Nieto quería evitar que los vicerrectores votaran o, por contra, sólo sentía "desconfianza" hacia ellos, la sala entiende "adecuada al fin la decisión del cese".

Entre los ex vicerrectores que apoyaron a Sosa, la opinión general es que "el fallo cierra la maniobra política del grupo de poder de Nieto, que comenzó cuando la juez revocó la suspensión cautelar dos días después de decretarla". Aunque la labor de la oposición académica se está articulando en firme en el campus de Vera, fuentes próximas a Sosa aseguran que éste no está dispuesto a encabezar otra candidatura. Al contrario, desde las otras tres universidades valencianas, el perfil de Sosa es visto con buenos ojos para dirigir un proceso de articulación y consenso en el sistema universitario valenciano desde la Dirección de Universidades, que está vacante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 2000