Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El éxito del PP desborda las previsiones más optimistas

Las previsiones más optimistas del PP de la Comunidad Valenciana en las elecciones celebradas el domingo pasaban por ganar dos escaños más que en 1996, uno en Valencia a costa de Unión Valenciana y otro en Alicante, a costa de Esquerra Unida o del PSPV. Sólo la dirección estatal del partido había soñado con sumar cuatro escaños, pero la exigencia era evidentemente descabellada puesto que contaba con ganar un diputado más en Castellón, un circunscripción en la que es prácticamente imposible alterar el tradicional reparto de dos y tres escaños entre los dos partidos mayoritarios.Fuentes del PP admiten que los resultados desbordan "el mejor escenario" posible. Los populares han ganado dos escaños en Alicante a costa del PSPV y de Esquerra Unida, una formación que pierde su único representante en la circunscripción a pesar de que sumó más de 42.000 votos. Y otros dos en Valencia, uno a costa de Unión Valenciana y otro que pierde también Esquerra Unida.

Un grupo de destacados dirigentes del PP, que coincidieron ayer con Francisco Camps, el candidato por Valencia, en el balcón del Ayuntamiento, intentaron anticipar un análisis apresurado de los resultados. Sin embargo, renunciaron a cualquier comentario científico desbordados por el éxito y las carcajadas.

Dadas las circunstancias, Federico Trillo, cabeza de lista por Alicante, no dudó en calificar como "histórico" el éxito del PP, informa Jaime Esquembre. Trillo hizo una lectura interesada de los resultados y atribuyó el aumento de sufragios registrado por la candidatura que encabezaba a un trasvase directo de votantes de izquierda. "El PP ha crecido con votos socialistas y de EU", dijo. "La izquierda también ha confiado en nosotros, y se ha sumado a la inmensa mayoría de centro", añadió.

Análisis especial mereció la situación en que queda la izquierda tras los comicios. "Esperamos que esta etapa en la oposición les sirva para regenerarse", señaló Trillo, para quien la dimisión de Joaquín Almunia como secretario general del PSOE "marca el comienzo de la renovación y la reflexión". "Con su dimisión", continuó, "arrastra solidariamente por delante a toda su ejecutiva, y contrasta su talante con el de Ciprià Ciscar, que debía tomar buena nota".

"Es un resultado histórico jamás obtenido por un partido en Alicante", dijo Trillo, "y con el que nosotros difícilmente podíamos soñar, ya que es el mejor resultado de la Comunidad Valenciana, por encima de Valencia y Castellón en respaldo electoral", con una brecha en porcentaje que ronda el 20% sobre el PSPV.

Carlos Fabra, presidente provincial del PP en Castellón, también hizo cuentas y señaló que la "brecha" entre populares y socialistas en su circunscripción, que se eleva al 18,37%, es mayor que en el resto de España, informa Xavier Latorre.

"Hemos ganado en todos los municipios de más de 5.000 habitantes, incluidos feudos socialistas como Onda, Morella o Betxí", explicó Fabra cuando anunció que el PP se impuso en 116 de los 135 municipios de la provincia. También destacó el resultado obtenido por el PP en numerosas localidades del litoral, como Peñíscola o Benicàssim. "Esos resultados altamente espectaculares confirman el apoyo a la política turística que nosotros inspiramos", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 2000