Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los graneros de los partidos se mantienen intactos en la región

El pasado jueves, hace cinco días, este periódico publicó en una de sus páginas electorales la trayectoria política de cuatro pueblos andaluces, cada uno de ellos graneros de los cuatro principales partidos de la comunidad. Se pronosticaba entonces que las urnas no variarían la fiel tendencia ideológica que siempre habían mantenido. Así ha sido.En La Palma del Condado (Huelva) ha vuelto a ganar el Partido Popular que en esta ocasión ha incrementado sus votos y ha catapultado a su alcalde, Juan Carlos Lagares, hasta el Senado. En las elecciones autonómicas de 1996, el PP logró en La Palma el 52,12% de los votos, un techo que ha superado ahora con el 58,17% . "Ha costado trabajo, me he pateado todos los pueblos de la zona, pero el pueblo ha renovado su confianza, tanto en la gestión municipal como en el gobierno de Aznar", dice Lagares, quien, orgulloso, cuenta que su pueblo fue el único que ganó las generales para el PP en 1996 en toda la provincia de Huelva.

En Cañada Rosal (Sevilla) las urnas han vuelto a dar su apoyo incondicional al PSOE con el 82,66% de los sufragios, cuando en las anteriores obtuvieron el 80,58%. Muchos pueblos así les habrían hecho falta a los socialistas en esta ocasión.

"Se ha respondido a las expectativas que había, aquí el voto se mantiene fiel. La imagen de la gestión en el Ayuntamiento es la que el pueblo tiene más cercana para votar en las autonómicas", dice el alcalde, José Losada.

Con pactos o sin ellos, Montemayor (Córdoba) sigue siendo de IU. Esta formación ha renovado sus apoyos con un 39,07% de los votos emitidos, aunque en los comicios pasados la coalición de izquierdas consiguió el 50,64% de los votos. Un retroceso paralelo al de su partido en toda España que no ha logrado, sin embargo, descabalgar a IU de la victoria.

Pero Montemayor no consigue el techo que alcanzan sus correligionarios en Marinaleda, cuna del líder jornalero Juan Manuel Sánchez Gordillo, que a pesar de no haber renovado su acta de parlamentario, mantiene viva la ideología en su tierra: IU ha conseguido el 61,51% de los votos en este pueblo sevillano.

Y el último pueblo del que sehablaba el pasado jueves fue Cabra, en la provincia de Córdoba. Los andalucistas se consolidan aquí y aumentan sus resultados: del 27,59% pasan al 29,31% de los sufragios emitidos en las elecciones autonómicas. Aunque el partido más votado allí sigue siendo el PSOE, el alcalde, andalucista, José Calvo Poyato, ha conseguido en esta ocasión un escaño en el Parlamento andaluz.

Calvo Poyato está orgulloso de que el PA haya logrado en Córdoba un mayor porcentaje de votos que en Jerez (Cádiz), gran bastión andalucista y cuna del candidato del PA, Pedro Pacheco. El PA ha obtenido en Jerez un 28,46% de los votos.

Y se sabía que las urnas no darían sorpresas en estos pueblos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 2000