Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Si consolidan su poder oligárquico, el poder de las urnas disminuirá"

"Me parece un gran engaño que se haya gobernado con el PNVy a tres meses de las elecciones

se le presente como el demonio"

"A lo que más se parece este Gobierno es a la coalición de conservadores y liberales de extrema derecha en Austria"

"Arenas todavía va a tener que explicar cómo montó esta historia que le ha llevado a Manuel Pimentel a dimitir"

Hoy cumple Felipe González los 58. Suena en su despacho música de Camarón. Sobre la mesa y las repisas, bloques de pizarra que parecen esculpidos y coloreados por una paleta de colores fantásticos entreverados con el negro, pero que no son sino piedras que él ha ido descubriendo en una cantera y que tienen 450 millones de años de antigüedad.Pregunta.Pinochet está de nuevo en Chile sin haber sido juzgado. ¿Cuál es la reflexión que, según usted, debe prevalecer en medio de tantos sentimientos y razonamientos contrapuestos?

MÁS INFORMACIÓN

Respuesta.Yo he sostenido que la competencia para juzgarle podía ser del Tribunal Internacional de La Haya o de los tribunales chilenos. Ahora, a pesar de la frustración que se pueda sentir, no hay duda de que Pinochet ha perdido esta batalla desde el punto de vista de la historia, que es lo que a él más le importa. Se ha creado una conciencia internacional clara contra la impunidad de comportamientos como el suyo, y eso va a servir para acelerar la implantación del Tribunal Penal Internacional de carácter permanente. Y luego está el comportamiento del Gobierno español: no ha dicho nunca la verdad y ha hecho lo contrario de lo que decía. Han dejado mal, una vez más, el prestigio de nuestro país.

P.¿Había un acuerdo secreto entre los Gobiernos británico, español y chileno?

R.Para mí es imposible decirlo. Que haya llegado a acuerdos secretos, e incluso que en algún momento los haya incumplido, como dijo el presidente chileno Eduardo Frei, me parece muy propio de este Gobierno.

P.¿La firmeza con que Arzalluz mantiene su pacto con Euskal Herritarrok indica que cuenta con que ETA anuncie otra tregua?

R.No excluyo tal posibilidad. Pero, con independencia de eso, hay elementos básicos que deberíamos dejar claros: ningún demócrata puede entrar en discusiones sobre el ineludible respeto a la vida y la libertad; por tanto, quien no respeta eso no puede formar parte del diálogo democrático. Y todo demócrata debe respetar las reglas de la democracia, incluso para modificar esas reglas, es decir, la Constitución y los estatutos. Esos elementos siempre se habían respetado, y ahora no. Me parece un gran engaño que Aznar haya gobernado con el PNV incluso cuando entró en el Pacto de Estella y que, a tres meses de las elecciones, se le presente como el demonio. Ya que Aznar ha hecho alguna crítica indirecta pero impertinente a Almunia, le recordaré que el PSOE rompió el acuerdo de gobierno con el PNV antes del verano de 1998, porque sabíamos que se estaba negociando una tregua, y ese diálogo nos parecía incompatible. El PP nos llamó electoralistas. No se me ha olvidado. Ni otras cosas...

P.¿Se refiere a que Aznar, a un mes de las elecciones, invocó lo bien que había ido la manifestación de protesta por el asesinato de Tomás y Valiente como una muestra de lo "muy mal" que iba la lucha antiterrorista?

R.Entre otras cosas, pero ni siquiera me refería a eso. Mientras fue presidente del PP en la oposición, Aznar dejó claro que el terrorismo era para él tema también de crítica al Gobierno.

P.¿De búsqueda de votos, quiere decir?

R.También.

P.¿Sigue siéndolo?

R.Creo que sí. Lamentablemente, porque eso tal vez ha perjudicado la mejor de las oportunidades que ha tenido el Gobierno para avanzar en la liquidación de la violencia, dada la debilidad que ETA arrastraba desde 1992 y el apoyo que ha tenido de la oposición.

P.¿Ha habido una oportunidad para la paz o lo que ha habido es una ofensiva nacionalista para imponer la autodeterminación a plazos como dice Mayor Oreja?

R.A mí nunca se me ha ocurrido decir que el terrorismo continúa por responsabilidad del Gobierno, que es lo que oía a la oposición cuando era presidente. Pero este Gobierno sigue empleando un lenguaje equívoco diciendo que mientras haya atentados no habrá diálogo. Deberían ser más prudentes, porque si no terminarán por hacernos decir cosas más duras. Recuerdo que, al día siguiente de la tregua, el presidente del Gobierno dejó de llamarles terroristas y les llamaba Movimiento de Liberación Nacional Vasco.

P.En 1982, el cambio que representaba el PSOE consistía en que "España funcione". ¿Cómo resumiría el cambio que el PSOE quiere representar ahora?

R.Que ganemos el desafío de la economía abierta, de la globalización, con participación de todos, frente a una oligarquía que quiere quedarse con todo.

P.¿Qué pueden contraponer ustedes al rendimiento electoral que le puede dar al PP la buena marcha de la economía y el identificarse con la continuidad mientras les identifica a ustedes con la incertidumbre?

R.Cualquier analista serio sabe que la recuperación empezó con Solbes de ministro de Economía, y que esta concentración de poder político, económico, financiero y mediático es única en la historia de España y en los países occidentales desarrollados. Pagamos más caros los precios energéticos, las comunicaciones y las telecomunicaciones porque privatizaron lo público para quedárselo, no para entregarlo a la sociedad.

P.Cuando puso objeciones a la alianza del BBVA con Telefónica, Rato replicó que usted "es rehén de su tiempo" y que ahora no hay que pasar por intermediarios comisionistas.

R.No sé lo que quiere decir eso, porque Rato es el conductor del programa de fusión BBVA, y un conductor bien eficiente. No sé cuáles son los beneficios obtenidos por su grupo de amigos, pero en la fusión de un gran banco y un banco público de mucho menor tamaño la resultante más visible es que el designado por Rato [Francisco González] va a ser presidente de todo. Rato es de los que Fernández Ordóñez decía que hace tiempo que dejaron de ser personas físicas para ser personas jurídicas.

P.El cabeza de lista del PP por Barcelona en las anteriores elecciones acabó poco después de presidente de Trasmediterránea. ¿Ve a Piqué como un pilar de la política de Aznar tras el 12 de marzo?

R.Aznar sabe ya exactamente todo lo que ha ocurrido con Piqué. No puede seguir sin reaccionar. El destino de Piqué tras las elecciones no estará en la política.

P.En un mitin ha dicho aludiendo a Aznar: "¡Sáquenlo de ahí con los votos, porque dentro de cuatro años no tendría arreglo!". ¿Qué es lo que no tendría arreglo?

R.Están creando un poder oligárquico, caciquil. Si lo consolidan, el poder de las urnas disminuirá.

P.Sus adversarios dicen que el acuerdo PSOE-IU muestra que ustedes saben que parten como perdedores.

R.Sí, era lo que decía Chirac cuando Jospin arrancó en el proceso electoral, y ahora Francia está gobernada por una alternativa de progreso, como Italia o Alemania. A lo que más se parece el Gobierno de Aznar es a la coalición de conservadores y liberales de extrema derecha en Austria.P.¿Qué les diría a los que no tienen claro qué puede resultar más caro: que sea decisivo Pujol o que lo sea Izquierda Unida?

R.Que es mucho mejor votar sobre lo que se conoce, y está en un papel, que a lo que no se conoce. Lo que dijo el PP antes de las elecciones fue exactamente lo contrario de lo que hizo después en su relación con los nacionalistas. Y ahora ocurrirá lo mismo con el PNV si el PP gana. Pujol ya dice que no pactará salvo que le den lo que pide. Yo no sé lo que es, y los electores, tampoco.

P.Que el presidente de la CEOE le diga a Almunia que se deje de "milongas" y explique "qué coño piensa hacer con el Tribunal de Defensa de la Competencia" ¿a quien daña electoralmente, al PSOE o al PP?

R.Le hace mucho más daño a Aznar, porque pone en evidencia el grado de compadreo entre Aznar y Cuevas. Su posición es bien rara, porque los empresarios suelen reconocer que es mejor un buen funcionamiento de la competencia y que ganen los más eficientes, no los más amigos del que gobierna.

P.En un reciente sondeo de una consultoría con empresarios, la mitad de los consultados no consideraba inviable el programa PSOE-IU, pero creía que se frenaría el crecimiento económico con un Gobierno PSOE-IU.

R.Sí, cabe la posibilidad de que sea un sentimiento de algunos empresarios, sobre todo si no han analizado que está habiendo un reparto oligárquico, de oligopolio, de las oportunidades que ofrece el mercado. Estamos cayendo en uno de los fallos dramáticos que se han visto en la economía global: la colusión de intereses entre el Ministerio de Economía, el de Industria, un grupo de bancos y un grupo de grandes empresas de un país. Eso llevó a Japón a lo que llamaron "capitalismo de compadrazgo" y a una medio recesión. Además, aquí engañan a los pensionistas, porque no va a ser sostenible el sistema con esta estructura de poder oligárquico y con esta estructura de fiscalidad.

P.¿Qué es lo que quiere añadir a la campaña de Almunia? ¿Lo que los ciudadanos ven o echan de menos en él?

R.Disfruto la libertad que da el explicar qué me preocupa de mi país sin que nadie lo relacione con un puesto o una aspiración de poder. Y digo que Almunia es un hombre de mirada limpia.

P.¿Además de un elogio hacia él es una crítica hacia alguien?

R.Sí, a Aznar.

P.¿Cómo lleva la rivalidad electoral con Javier Arenas en Sevilla? Él dice que lo lleva con humildad, aunque añade que usted "ya no es lo que era".

R.Es una frase típica de Arenas, dentro del terreno de arenas movedizas. Ya en serio, me da pena que lo sacaran del Gobierno diciendo que hacía falta en el partido, y poco después se ve que no era por eso, porque le han puesto a Rajoy para que coordine la campaña, con lo que le han declarado inútil casi total para el servicio. Y todavía va a tener que explicar cómo montó esta historia que ha llevado a Pimentel a dimitir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de marzo de 2000