Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almunia promete 28.000 pesetas de paga para las pensiones mínimas El líder del PSOE acusa a José María Aznar de ser "mezquino" con la tercera edad

Si Joaquín Almunia gana las elecciones y forma Gobierno, en las 12 primeras semanas de su mandato entregará una paga de 28.000 pesetas a los 3,5 millones de jubilados receptores de las pensiones mínimas y no contributivas. El candidato del PSOE a La Moncloa hizo ayer en Valencia este anuncio "formal" con una acogida de entusiasmo de los casi más de 15.000 asistentes a un mitin en la plaza de toros, en el que también hubo ofertas para los empresarios autónomos.

El acto de Almunia en la plaza de toros de Valencia ha sido el más espectacular de los que hasta ahora ha celebrado el candidato socialista a la presidencia del Gobierno. En esta plaza ha sido siempre donde el expresidente Felipe González abría todas sus campañas y, aunque ayer hubo algún claro en las gradas, para los organizadores fue todo un éxito ya que lograron reunir a militantes de las tres provincias de la Comunidad Valenciana. El llenazo de la plaza de toros se consideró un triunfo, especialmente en estos tiempos en los que el socialismo valenciano vive una división interna muy profunda.Pero ayer militantes y simpatizantes optaron por obviar sus problemas internos y mostrar su apoyo a su candidato, al que corearon permanentemente con el título de "presidente, presidente".

Para esta ocasión, Almunia se reservó promesas para pensionistas y jubilados. "La derecha ha sido mezquina con los pensionistas", dijo, al considerar que la bonanza de la economía hubiera permitido "más generosidad" con las clases pasivas. En tono solemne, el líder socialista aseguró que antes de que concluyan los tres primeros meses de su mandato el Gobierno que presida aprobará una paga de 28.000 pesetas para los receptores de las pensiones mínimas y las no contributivas. Este colectivo está formado por 3,5 millones de personas.

Almunia hizo aún dos promesas más: igualar las pensiones de viudedad a las de jubilación y aumentar el fondo de reserva para "garantizar el futuro de las pensiones".

Ante este animado auditorio el candidato socialista decidió hacer doblete en sus propuestas por lo que anunció medidas a a favor de las pymes y de los empresarios autónomos. Habrá una política de incentivos fiscales a la adaptación de las empresas a las nuevas tecnologías y se diseñará una fiscalidad singular para las microempresas que desarrollen actividades innovadoras.

Un Gobierno presidido por Almunia promulgaría una nueva Ley Concursal, para acortar los plazos del proceso de quiebra o liquidación, dando prioridad al procedimiento para las pymes, que estaría muy simplificado. Después del incidente que Joaquín Almunia tuvo el martes pasado con el presidente de la CEOE, José María Cuevas, el líder socialista dedica todos los días palabras de regalo para los oídos de los empresarios.

El líder del PSOE se comprometió a apoyar "a los auténticos empresarios" para contraponerlos a los "ventajistas" -"los 11 amigos de Aznar", al frente de empresas privatizadas- que no ostentaban esta profesión hasta que el presidente del Gobierno, José María Aznar, les elevó a la presidencia de empresas públicas posteriormente privatizadas.

Entre los miles de personas que ayer había en Valencia debía de haber muchas acogidas al régimen de la Seguridad Social para Trabajadores Autónomos, a juzgar por la acogida entusiasta que tuvieron las medidas que a coninuación propuso el líder del PSOE. "Incorporaremos al régimen de Seguridad Social de los trabajadores autónomos la protección contra accidentes de trabajo y enfermedades profesionales", dijo Almunia. Y continuó: "Crearemos un fondo de garantía para proporcionar cobertura durante un determinado periodo a los trabajadores autónomos que, por causa ajena a su voluntad, pierdan, para ellos y para su familia, la empresa que les proporcionaba los medios de vida".

Todo el acto estaba pensado para lucimiento de Almunia, por lo que sus teloneros fueron muy breves y tan solo se limitaron a hacer un cántico a las cualidades del líder del PSOE. Así lo hicieron Carmen Alborch, número dos al Congreso por Valencia, y el cabeza de lista de esa provincia, Ciprià Ciscar, responsable, además, de toda la campaña del PSOE. "Llamo a la rebeldía democrática para llevar a La Moncloa al presidente de la gente, Joaquín Almunia", proclamó Ciscar.

Antes del acto político en sí, en la plaza de toros de Valencia actuaron el grupo de teatro Els Comediants y el de música, Triana Pura. Tras las intervenciones políticas, la fiesta se cerró con una mascletá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de marzo de 2000