Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En el núcleo

Tanto en sus comparecencias en el Congreso como en sus declaraciones públicas, el ministro de Industria y portavoz, Josep Piqué, ha tratado de desvincular su imagen de la de Javier de la Rosa y ha sostenido que no mantuvo ninguna relación "ni societaria ni contractual" con el financiero.De hecho, el ex gestor de Ercros y actual ministro, ha explicado que su ascenso a la presidencia de Ercros se produjo en 1992, cuando De la Rosa salió del grupo acosado por los nuevos gestores de la oficina kuwaití de inversiones, KIO.

Asimismo, Piqué ha hecho siempre hincapié en sus funciones -antes de ser nombrado presidente de la compañía- como director de estrategia Corporativa de Ercros, un cargo sin aparentes poderes de decisión.

El pasado viernes, de hecho, Piqué sostuvo al término del Consejo de Ministros que sus funciones en Ercros "no eran relevantes" y que "en una primera etapa [en Ercros] era staff" y no tenía funciones ejecutivas. "No podíamos [sic] disponer de activos" añadió el portavoz del Gobierno.

Piqué formó parte del núcleo de decisión de Ercros, el comité ejecutivo, en compañía, entre otros, de Fouad Khaled Jaffar, Jorge Núñez y Javier de la Rosa, implicados en las denuncias que presentaron los nuevos gestores de KIO a partir de 1992 por irregularidades en la gestión del dinero kuwaití en España.

De acuerdo con las actas del consejo de Ercros, en la comisión ejecutiva se delegaron "la totalidad de las facultades que la Ley y los estatutos de la Sociedad atribuyen al consejo de administración de la misma, excepto la rendición de cuentas, la presentación de balances a la junta general, aquéllas que esta última conceda al consejo, salvo que fuese expresamente autorizado para ello, el nombramiento de uno o más consejeros delegados y la atribución de facultades a los mismos, y con exclusión, en general, de todas aquellas facultades indelegables por disposición legal o estatutaria".

A la vista de los nuevos datos, Nueva Izquierda y el PSOE insistieron ayer en la necesidad de que Piqué asuma "responsabilidades políticas" por su gestión en Ercros. La eurodiputada Rosa Díez dijo que Piqué "es un pelín golfo". "Y es el portavoz del presidente Aznar, o sea que Aznar tiene un portavoz a la altura de sus necesidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de marzo de 2000