Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno busca nuevas tácticas en la lucha contra el crimen organizado

Las bandas criminales que operan en la Costa del Sol utilizan la mejor tecnología para atravesar los escasos kilómetros entre Marruecos y España con cientos de toneladas de hachís todos los años. La vigilancia en el Estrecho de Gibraltar para evitar el tráfico de personas ha perjudicado a las mafias de la droga, que están utilizando camiones de frutas y hortalizas para camuflar su mercancía o enviando sus barcos a descargar hasta Levante, Baleares o Italia, por el este o a Galicia o el Reino Unido por el oeste. Un ejemplo: el 8 de enero cruzó a Marruecos un barco de bandera británica, que llevaba desde octubre fondeado en Benalmádena. Cuatro días después fue interceptado en aguas de Mallorca con cinco toneladas de hachís. El jefe de la operación era un italiano residente en Málaga, que tenía su central de distribución en Roma. La policía sabe que el negocio se está desviando por otras rutas y también que las bandas que operan en la Costa del Sol intentan instalarse y fundar negocios legales. Valentín Bahut, el nuevo jefe de la Policía Judicial de Málaga ha declarado hace dos semanas que sus hombres siguen la pista "a cuatro organizaciones que han blanqueado unos cien mil millones de pesetas". En realidad, todas las organizaciones delictivas que actúan en la zona tienen necesidad de blanquear dinero de operaciones ilegales. Esencialmente en la Costa hay bandas francesas, rusas, marroquíes, italianas, británicas, sudamericanas y turcas, además de españolas. Los franceses son los más violentos y han estado mezclados en los crímenes acaecidos en la costa el año pasado, protagonizados por ciudadanos de origen argelino. Hay dos bandas que se disputan las rutas hacia Francia del hachís y su rivalidad ha provocado ajustes de cuentas. También, en ocasiones han robado la mercancía e incluso asesinado a sus proveedores marroquíes. Estos franceses magrebí también se dedican a la prostitución y al blanqueo de dinero.

Ley de Extranjería

A la prostitución también se dedicaba un activo grupo albanokosovar que fue detenido en el verano y la mayor parte de sus miembros expulsados en aplicación de la ley de extranjería. Esta es una de las tácticas que está aplicando el Gobierno desde que el 22 de septiembre se reunió en Madrid la cúpula de Interior para analizar la situación de alarma que había surgido en la Costa tras la docena de crímenes producidos durante el año. El delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, incluso cometió el desliz de confesar públicamente el 23 de septiembre que las fuerzas de seguridad estaban "desbordadas". En Málaga hay unos 4.000 policías y guardias civiles de los que alrededor de 400 se dedican a tareas de investigación. El Gobierno ha procedido a mejorar sus medios informáticos, vehículos y aumentar su dotación, pero el jefe de la Policía Judicial todavía cree que le falta un 20% de personal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2000