Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Internet Society critica al Gobierno por no ser neutral

España tiene ya un capítulo en la Internet Society (ISOC), una organización supranacional que vela por el desarrollo de Internet en todo el mundo. El ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, respaldó ayer la constitución de ISOC-ES y subrayó el papel de este tipo de asociaciones como motor de la Red. En el mismo acto, el secretario de este organismo, Juan Carlos Martínez Coll, reprochó a la Administración no haber actuado como un "árbitro neutral" entre los operadores de la Red. Internet Society agrupa a usuarios, consumidores y empresas, se extiende por un centenar de países y persigue promover el uso de Internet y estimular su desarrollo tecnológico. Tiene alrededor de 150 capítulos, cuatro de ellos en España (Cataluña, Galicia, Andalucía y Aragón). José Luis Pardo, embajador de España en Dinamarca, y Manel Sanromà, profesor en la Universidad de Tarragona, son miembros del comité de Internet Society.

Los directivos de ISOC-ES quieren convertir el capítulo español en "un punto neutro para la vertebración entre los distintos sectores interesados en la evolución de Internet en España" en el que tengan cabida profesionales, investigadores, empresas, organizaciones sin ánimo de lucro y estamentos institucionales. Su presidenta, Ana Almiñana, confió en que este foro contribuya a la configuración de una Red libre e independiente y gobernada sobre principios democráticos.

Privilegios

A la hora de hacer balance de la evolución de Internet, Martínez Coll advirtió que repartiría "palos" a todos. La Administración, representada en ese momento del debate por el secretario general de Comunicaciones, José Manuel Villar, fue el foco de sus críticas. En tono jocoso, el directivo de Internet Society dijo que en los últimos años el Gobierno ha estado "aprendiendo a montar un caballo desbocado".

Aseguró que la Adminsitración no ha sido un "árbitro neutral" entre todos los jugadores de Internet y se preguntó si ha habido una operadora que ha actuado de forma privilegiada. "Hay gente que lícitamente opina que sí", se respondió, en alusión no explícita a Telefónica.

Además, Martínez Coll acusó al Ministerio de Fomento de haber actuado de forma lenta y "con mucho retraso" en cuestiones como la asignación de dominios. Criticó las tarifas de Internet, las dificultades de acceso a la red ADSL y la baja velocidad del servicio. También puso en duda el dato de que actualmente existen 3,5 millones de internautas en España, una cifra manejada con frecuencia por Arias-Salgado y otros altos cargos de su departamento.

Pese a la batería de críticas, el secretario general de Comunicaciones consideró positiva la existencia de organismos sin ánimo de lucro que sirvan para relacionar a los ususarios de Internet y puedan actuar como interlocutor de la Administración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de febrero de 2000