Los socialistas acusan a Sudupe de financiar el pacto con EH especulando

El portavoz socialista en las Juntas Generales de Guipúzcoa, Guillermo Echenique, acusó ayer a la Diputación de financiar los 1.500 millones de pesetas que necesita para encajar el acuerdo presupuestario con Euskal Herritarrok con la venta de dos parcelas de su patrimonio que serán destinadas a la construcción de viviendas libres en los municipios de San Sebastián y Urnieta. Etxenike anunció ayer que su grupo enmendará a la totalidad el proyecto de presupuestos para el presente ejercicio consesuado entre el gobierno foral del PNV-EA, presidido por Román Sudupe, y el grupo juntero de EH, que se debatirá el próximo vienes.Echenique aseguró en una rueda de prensa que el nuevo proyecto, acordado entre las tres formaciones nacionalistas después de la devolución del anterior presupuesto en diciembre -"un pulso para visualizar quién manda en el nacionalismo", dijo el socialista- demuestra que estos partidos son "rehenes de Estella, un pacto extraguipuzcoano", y ahonda en los aspectos regresivos y negativos que contenían las anteriores cuentas.

Especulación

El portavoz socialista destacó que será la "especulación del suelo urbano" la fuente de financiación del suplemento presupuestario que impone a las cuentas forales las exigencias del acuerdo con la marca electoral de Herri Batasuna. Aclaró que, en el apartado de "ingresos no tributarios y financieros" del nuevo presupuesto se contabilizan los 1.500 millones de pesetas que piensa obtener el Gobierno foral de la venta de dos parcelas de suelo urbano -en el nuevo polígono de Riberas de Loyola y los terrenos de Vegasa junto al Ayuntamiento de Urnieta-.

"La Diputación especula con suelo urbano, da la espalda a la política de vivienda protegida y entra en contradicción con lo que ella misma propone en los municipios cuando ha tenido una ocasión de oro para establecer una política concertada de protección oficial en estas dos parcelas", declaró Echenique.

También subrayó que las 48.800 pesetas mensuales que se pagarán en Guipúzcoa a los titulares de pensiones no contributivas constituyen un "agravio comparativo" con los 11.000 beneficiarios de pensiones contributivas, que cobran algo más de 42.000 pesetas. Según Echenique, la Diputación debería haber esperado al debate de la Carta Social en el Parlamento vasco para que las medidas que allí se acordasen fueran homogéneas en los tres territorios y coordinadas entre las administraciones central y vasca.

El portavoz socialista también destacó que la partida de 64 millones que se destinarán a Udalbiltza contribuyen a "ahondar en la brecha entre nacionalistas y no nacionalistas que abrió en la sociedad vasca el acuerdo de Estella". "Constituye un abuso que con el dinero del esfuerzo de todos los ciudadanos se financien las estructuras políticas de los nacionalistas", agregó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS