Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

JOSE MANUEL ESNAL, 'MANÉ' El triunfo de la escasez

El 5º puesto del Alavés es fruto del estilo y la fe de su técnico

A José Manuel Esnal, entrenador del Alavés, se le conoce como "Mané" (quizás una derivación populista de Manuel) desde su época de futbolista, un extremo derecho mediano que ejerció en equipos inferiores de Vizcaya (Getxo y Balmaseda), antes de licenciarse como entrenador por la vertiente mediterránea. Desde Figueres (primer destino en 1986), hasta Levante (1996), con paradas intermedias en Lleida y Mallorca,Mané se curtió como entrenador en la rama de los técnicos acostumbrados a sacar provecho de la escasez y a combinar la rentabilidad de los recursos con la disponibilidad de los medios a su alcance.Un arte que Mané ha convertido en un estilo. Cuando la Liga se convulsiona y los entrenadores de prestigio alardean de habilidad en la prestidigitación, Mané se mantiene fiel a la matemática del fútbol: los jugadores por encima del sistema, los principios por encima de las circunstancias. Una cuestión de fe.

Mané ha convivido durante 11 años con el cliché de un resucitador de equipos en crisis, de experto en Segunda División (aunque al Lleida lo condujera a Primera División, soprendentemente) y después hiciera lo propio con el Alavés. Desde que fichó por el conjunto vitoriano en 1997, Mané ha desarrollado un trabajo artesanal. Con Serrano y Pablo como figuras, ascendió a Primera División; con Gerard y Julio Salinas, consiguió la permanencia. Esta temporada ha explotado con materiales intactos (Javi Moreno, Morales, Contra) o perfectamente reciclados (Salinas, Kodro, Nan Ribera).

El estilo Mané ya tiene credenciales. El entrenador experto en segunda ha acabado por construir un equipo que desarrolla un fútbol correcto, reconocible y temible en la categoría. El Alavés ha cubierto sus agujeros en casa con sonoras victorias en sus desplazamietos (la última, en el Camp Nou, resultó estruendosa). Mané por vez primera tiene una tropa de cierto prestigio: su fútbol tiene el equilibrio y el encanto de la reunión entre veteranos y jóvenes. Cuando le han proporcionado una clase media futbolística se ha instalado en la aristocracia del fútbol. El 5º puesto del Alavés es el triunfo del estilo Mané y su inquebrantable fe en los principios. Ya se ha quitado el sanbenito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2000