Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Juicio a cinco guardias civiles por su relación con un club de alterne

Cinco guardias civiles procesados por el caso Pipo's (un club de alterne de Orihuela) serán juzgados a partir de hoy en la Audiencia Provincial de Alicante. Los agentes se enfrentan a dos años y cuatro meses de cárcel, según la calificación provisional del fiscal, por un delito de cohecho. En el banquillo se sentará un sexto acusado, el dueño del local, para quien el fiscal solicita idéntica pena por un delito de cohecho. La acusación pública sostiene que los guardias civiles, a cambio de importantes regalos por parte de los propietarios del local, relajaban la vigilancia y mantenían silencio sobre las presuntas prácticas ilícitas del establecimiento. Uno de los agentes procesados recibió, siempre según el relato de los hechos del fiscal, como regalo una finca rústica ubicada en Murcia y valorada en 19 millones de pesetas.Los hechos sobre esta presunta corrupción de los agentes de la Guardia Civil ocurrieron en los años 1994 y 1995 y fueron denunciados por un camarero del local, quien entregó en el juzgado una cinta de vídeo en la que aparecían varios guardias civiles en "actitud cariñosa" con las mujeres que trabajaban en el club.

En principio, el juzgado imputó a 47 guardias civiles de las comandacias de Callosa del Segura, Orihuela y Alicante, aunque finalmente sólo se ha procesado a los cinco que hoy serán juzgados. Los agentes han rechazado siempre las imputaciones. Sin embargo, el fiscal asegura que existen suficientes indicios de delito para probar que los agentes recibían regalos y favores a cambio de mantener silencio sobre las actividades que se realizaban en el establecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2000