Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT y CC OO no se siente ligados por el acuerdo sobre Babcock

Ni UGT ni Comisiones Obreras, sindicatos mayoritorias en Babcock & Wilcox, se sienten vinculados por el acuerdo de privatización firmado anteayer entre la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y Babcock Borsig. La SEPI firmó ayer un acuerdo por el que adjudica la empresa pública de bienes de equipo Babcock Wilcox España a la alemana Babcock Borsig por 7.487 millones de pesetas (45 millones de euros).La sección sindical de UGT en Babcock Wilcox adelantó ayer que sólo admitirá la fórmula de prejubilaciones y bajas voluntarias incentivadas, "excluyendo expresamente otras salidas que se han demostrado fracasadas", para el ajuste de plantilla previsto en la compañía.

Por ahora, además, UGT ha renunciado a enjuiciar el contrato suscrito por SEPI y Babcock Borsig dado que considera "insuficiente" la información que ha recibido al respecto, si bien ha querido dejar claro que en ningún momento ha participado en la negociación de este acuerdo y, por tanto, no es su "acuerdo". Independientemente del análisis que merezca el contenido del acuerdo, UGT sí ha valorado el hecho de que "dos líderes mundiales del sector hayan mostrado tanto interés por la empresa, lo cual confirma lo que UGT ha mantenido siempre: que Babcock & Wilcox es una empresa valiosa y con futuro".

Sin medidas traumáticas

Las tesis de Comisiones son parecidas: sólo aceptará sistemas de jubilación anticipada y otras fórmulas de carácter voluntario para el excedente de 478 trabajadores. La empresa alemana, según la SEPI, garantiza una plantilla de 650 trabajadores durante un período de cinco años, mientras el resto quedan vinculados a la SEPI, que aplicará planes de prejubilaciones, bajas incentivadas y recolocaciones en otras empresas negociadas con los sindicatos.

Comisiones Obreras señaló por medio de un comunicado que el acuerdo supone un excedente de 478 trabajadores y destacó que "no considera la posibilidad de medidas traumáticas en el tratamiento de la reducción de plantilla". La central sindical exigió a la SEPI el establecimiento de "un proceso de conversaciones y negociaciones tripartitas (SEPI, Babcock Borsig y sindicatos) para definir el plan industrial de la nueva Babcock y, en consecuencia, alcanzar un acuerdo sociolaboral".

Por otro lado, el presidente del PSE-EE, Txiki Benegas, pidió ayer que se adjudiquen a Babcock & Wilcox la construcción de los proyectos energéticos de la Margen Izquierda, Bahía Bizkaia Gas, planta regasificadora, y Bahía Bizkaia Electricidad, la central de generación eléctrica por ciclo combinado. Ambos proyectos suponen una inversión de 75.000 millones de pesetas. Benegas considera que serían un buen despegue para la firma. La adjudicación de estas inversiones estaba pendiente de la culminación de la privatización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2000