Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fiscal acusa a una sindicalista de falsedad en unas oposiciones en Cádiz

La fiscal Ángeles Ayuso ha presentado denuncia contra la funcionaria y presidenta de la Junta de Personal del Ayuntamiento de Cádiz, Rosario Carrero, por un presunto delito continuado de falsedad documental. La fiscal, que remite las actuaciones a un juzgado de instrucción para que actúe, establece la existencia de "indicios suficientes" para acusar a Carrero de haber manipulado ocho exámenes de una oposición municipal a las que se presentaron 900 personas para cubrir 30 plazas, en mayo de 1999.

Carrero, que es policía local, aunque está liberada por el Sindicato de Trabajadores Públicos (STP), -fundado por un grupo escindido de UGT-, del que es secretaria general, fue una de las correctoras de las pruebas, que tuvieron que repetirse porque el tribunal detectó inicialmente la ambigüedad de dos de las soluciones propuestas. Fue durante la primera corrección cuando el jefe de personal y su adjunta observaron que ocho exámenes habían sido modificados. Alguno de los encargados de revisar las repuestas, mediante el sistema de plantilla, había marcado como correctas preguntas que, en realidad, no habían sido respondidas por el opositor.El asunto fue denunciado en el juzgado por el presidente del tribunal examinador, el concejal José Blas Fernández (PP). La primera investigación fue practicada por la Policía Judicial, que, según la fiscal, ha constatado que "es patente" que en ocho exámenes "se ha producido modificación o alteración" y que "algún corrector dio por contestadas preguntas que no lo estaban, aumentando la puntuación". Los exámenes de la oposición municipal tienen la consideración jurídica de documento público y se considera que Carrero actuó "en ejercicio de sus funciones" como funcionaria pública.

El nombre de Carrero lo aportó en su declaración ante el fiscal el técnico municipal Miguel Pilar, quien aseguró que la sindicalista, en su presencia y en la de varias personas más, comentó que había ayudado a varios interinos modificando los exámenes en su favor. Los ocho exámenes en los que la policía ha detectado manipulaciones pertenecen a interinos. En cambio, las personas citadas por Pilar como testigos no recuerdan tal conversación. Carrero negó ante el fiscal cualquier implicación y atribuye las declaraciones de Pilar a la "animadversión" personal que existe entre ambos. La sindicalista resultó ayer ilocalizable para ampliar su opinión.

El concejal José Blas Fernández expresó ayer su deseo de que Carrero "sea absuelta" y lamentó que este hecho perjudique "al sindicalismo, al ayuntamiento y al tribunal" examinador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000

Más información

  • Imputada la presidenta de la Junta de Personal por manipular pruebas