Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El supuesto asesino se trastornó a raíz de otro crimen

, Lebsir Fahim, de 22 años, natural de Beni Smir (Marruecos), detenido y en prisión preventiva por la muerte de Encarnación López, solicitó asistencia psiquiátrica a iniciativa propia. Según los partes médicos facilitados por un primo del inmigrante, Fahim contó al facultativo que lo atendió el día 28 de enero que sufría una serie de trastornos desde el asesinato de dos agricultores de El Ejido, supuestamente cometido por un marroquí que vivía también en Santa María del Águila dos semanas antes.Fahim le describió al médico que había visto "sangre en los invernaderos" y que llevaba tres días padeciendo insomnio y "hablando solo". El diagnóstico clínico fue "agitación psicomotriz". Le fue prescrito un Valium de 10 miligramos.

Tres días después, el inmigrante acudió a la unidad de salud mental del hospital Torrecárdenas de Almería, acompañado por un intérprete. En el informe de urgencias, el psiquiatra reflejó: "Padece un cuadro de humor paranoide con autorreferencias y pseudoalucinaciones acústicas que se iniciaron hace aproximadamente una semana, coincidiendo con homicidios en El Ejido; el acusado vivía en el mismo sitio donde vivía el paciente". El facultativo detectó también anorexia, tristeza y "deseos de muerte sin planificación individual" y su diagnóstico provisional fue de "reacción paranoide". Y añadió: "Ojo, posible inicio de cuadro depresivo". Le prescribió sedantes (Haloperidol, Lexatin 6 y Axmeton). El médico lo remitió al equipo de salud mental de El Ejido con una nota para que recibiera "atención preferente" al día siguiente, el 1 de febrero, cuatro días antes del apuñalamiento.

El inmigrante no fue hospitalizado al no presentar un brote psicótico claro ni una pérdida de contacto con la realidad, si no una serie de síntomas de preocupación motivados por el doble crimen de agricultores. Por esta razón, familiares y amigos de Lebsir Fahim acudieron a la Subdelegación del Gobierno de Almería para pedir que se encargasen de su repatriación a Marruecos para que se tranquilizase en su casa materna de Beni Smir.

"Ni caso"

"Incluso juntamos dinero entre todos para mandarlo a casa, pero el policía que nos atendió en la Subdelegación del Gobierno no nos hizo ni caso", explicó ayer su primo. Los allegados de Fahim también hicieron gestiones verbales ante la organización Almería Acoge para intentar sacar adelante la repatriación. El marroquí, que había sostenido en numerosas ocasiones que deseaba regresar a Marruecos, reside desde hace dos años en El Ejido, donde trabajaba en la explotación Agrícola Cueva Blanca, según su solicitud de permiso de trabajo y residencia, sellada el 13 de septiembre de 1999.

Por su parte, la familia de Encarnación López Valenzuela, que vive en Santa María del Águila, ha abandonado de forma temporal su casa para evitar la presión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2000