Hacienda embarga los traspasos de los clubes para cobrar deudas

El Ministerio de Hacienda se ha visto obligada a echar mano, por primera vez, de los derechos de traspaso de jugadores de clubes morosos para poder cobrar sus deudas. La Agencia Tributaria notificó hace un mes a la Liga Profesional diligencias de embargo sobre esos derechos de futbolistas del Logroñés y el Mérida. Estos dos equipos de Segunda División adeudan a Hacienda cerca de 1.000 millones de pesetas. La Administración recuerda a la Liga que los traspasos de jugadores de estos clubes serán nulos si su importe no se destina a saldar sus deudas.

La Agencia Tributaria se negó ayer a facilitar cualquier detalle sobre esta información, pero tanto el Logroñés, un equipo considerado en quiebra, como el Mérida, indicaron que adeudan a Hacienda entre 550 y 300 millones, respectivamente. Su deuda ha sido considerada ejecutiva por la Agencia Tributaria y por eso ha procedido al embargo a los dos clubes por dichas cantidades. Otros clubes, casi la mitad de Primera y Segunda División, también mantienen deudas con Hacienda, pero en sus casos su pago ha sido aplazado o fraccionado con lo que eluden los embargos correspondientes.Tanto el equipo riojano, presidido por Carlos Cutillas, como el extremeño, al frente del cual está José Fouto, no han realizado traspaso alguno durante esta temporada ni tampoco en el periodo invernal en el que se abrió el mercado de fichajes del 15 de diciembre al 15 de enero pasados.

La Liga Profesional envió hace un mes una circular a todos sus clubes en la que les notificaba el embargo de los "derechos de traspaso" de futbolistas de clubes -sin citar sus nombres- con deudas ejecutivas con Hacienda. En la circular, firmada por el secretario general de la Liga, Pedro Tomás, se indica que la Agencia Tributaria "ordena" a la Liga y a la Federación tomen "razón del embargo", de acuerdo con lo establecido en el artículo 122 del Reglamento General de Recaudación.

Orden taxativa

La orden tiene una explicación, según indica la circular: que cualquier club o entidad que tenga interés en fichar a alguno de los jugadores del Logroñés o del Mérida sepan de antemano "la traba" con la que se van a encontrar. En este capítulo la Agencia Tributaria es taxativa. Significa que la "Agencia Tributaria imposibilitará la tramitación del cambio de titularidad de los derechos federativos" de un jugador de un club a otro en el supuesto de que no se destine el importe total del traspaso al pago de la respectiva deuda pendiente. En otras palabras, que el fichaje no se podrá llevar a cabo aunque haya acuerdo entre los equipos vendedor y comprador y el jugador.

La Liga y la Federación, además, se verían obligados a no tramitar la licencia y, sin ella, el futbolista no puede jugar partidos oficiales. Ante esa situación, la Liga recuerda a los clubes en su circular que antes de realizar cualquier fichaje recaben la información oportuna sobre posibles embargos de derechos federativos "para salvaguardar los intereses" de los equipos compradores de buena fe. Para cumplimentar este trámite, la Liga acompañó la circular a los clubes con un impreso de "solicitud de información de los derechos de traspaso" de jugadores que estarían dispuestos a fichar. La Liga se compromete a facilitar el correspondiente informe.

Pedro Tomás cuestionó en parte esta medida. "En un traspaso de un jugador entre clubes, la Liga no interviene", indicó el secretario general de la Liga, quien se preguntó, además, qué sucederá con el 15% de su traspaso al que tiene derecho el jugador, según el convenio colectivo firmado entre los clubes y el sindicato de futbolistas, la AFE.

Por ello, la Liga, según su secretario general, tiene dudas sobre la decisión de la Agencia Tributaria, por lo que ha solicitado un informe jurídico sobre la misma. "Pienso que podría limitar la libertad de circulación de un trabajador como es el futbolista", explicó Pedro Tomás.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de febrero de 2000.

Lo más visto en...

Top 50