Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dibujante Forges recibe en Llançà el premio de humor El Gat Perich

Antonio Fraguas afirma que saca sus ideas de la estupidez reinante

"Vemos, hacemos y sufrimos diariamente toda clase de estupideces, ¿Creéis que ante este panorama puedo tener alguna dificultad para encontrar temas para mis chistes?". Antonio Fraguas, Forges (Madrid, 1942), recibió ayer en Llançà (Alt Empordà) el V Premio Internacional de Humor Gat Perich y se declaró partícipe de una idiosincrasia humorística ibera, que comparte con miles de humoristas anónimos que se esconden tras cotidianos disfraces de funcionarios, amas de casa, estudiantes o abuelitas de pueblo.

Antonio Fraguas tuvo un recuerdo para sus lecturas infantiles de las aventuras de Guillermo, de Ritchamall Crompton, y reconoció el magisterio ejercido por el malogrado humorista Jaume Perich, en cuya memoria se constituyó el premio. El consejero de Cultura de la Generalitat, Jordi Vilajoana, fue el encargado de entregarle la reproducción en plata del gato filósofo con gafas, pitillo en los labios e inmenso lápiz al hombro que inmortalizó Perich en sus viñetas. El alcalde de Llançà, Josep Maria Salvatella, recordó a la nutrida concurrencia, compuesta por unas 200 personas del mundo de la cultura, la política y el periodismo, que ese animal gustaba a Perich porque reunía las virtudes que debe tener todo buen humorista: ser libre e indomable.El homenaje de los humoristas a Forges vino de la mano de Julio Rey, dibujante de la pareja Gallego-Rey, quien confesó al homenajeado que lo único agradable que se encuentra cuando hace cola en Hacienda son sus excelentes chistes, que los funcionarios recortan ávidamente y pegan en los cristales de las ventanillas. Rey narró a los presentes algunas de las viñetas de Antonio Fraguas, a las que calificó de antológicas y aseguró que las sigue recordando a pesar de los años. "Es el hombre que mejor sabe dibujar la vida", concluyó.

En un pequeño currículo distribuido entre los invitados, Antonio Fraguas, catedrático de Humor de la Universidad Complutense de Alcalá de Henares y Creu de Sant Jordi de la Generalitat, confiesa su niñez enfermiza, su poco aprecio por los libros de estudio y su amistad con hormigas, abejas y lagartijas.

El galardonado teorizó ante la prensa sobre el origen del humorismo y explicó que la cultura ibera del humor se nutre de una frase que no puede traducirse en ningún otro idioma que no sea castellano, catalán, vasco, gallego o cualquier otro de la Península. La frase es: "No, si ya verás tú como...". Por si las explicaciones del dibujante no hubieran sido suficientes, la fiesta deparó un extraordinario ejemplo de esta frase, que puso el broche hilarante a la animada comida. Un inmenso pastel de chocolate levantado laboriosamente por la Escuela de Hostelería y Pastelería del Alt Empordà se acercaba a la mesa presidencial. Faltaba coronar algunos pisos y mientras los camareros lo manipulaban y Forges debía repetirse interiormente el "no, si ya verás tú como...", todo se vino abajo. Fue un fabuloso fin de fiesta, ante el regocijo y aplauso de los presentes. Afortunadamente, el pastel pudo aprovecharse.

El jurado del Premio Internacional de Humor El Gat Perich, que en anteriores ediciones ha recaído en El Roto, Woliski, Gila y Plantú, está formado por representantes de los diarios El País, El Mundo, El Periódico, El Punt, Avui, y La Vanguardia, así como por el director de El Jueves, el también dibujante Fer, y el concejal de Turismo de Llançà, Pere Vila.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2000