Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matutes achaca al calendario electoral la brevedad de la visita real a EE UU

El ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, y la secretaria de Estado de EE UU, Madeleine Albright, prepararon ayer en Washington la visita del Rey a dicho país, que sólo durará 48 horas. Matutes justificó la brevedad de la visita en "la concurrencia de procesos electorales" en ambos países, a pesar de que Bill Clinton no se presenta a la reelección en las presidenciales de noviembre y de que el Rey no tiene papel alguno en los comicios españoles.

La concurrencia de "procesos electorales" en Estados Unidos y España ha recortado la estancia de los Reyes en Washington a dos días (del 22 al 24 de febrero), según explicó Abel Matutes, informa Efe. Las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que se encuentra inmerso en el proceso de primarias, se celebrarán en noviembre y a ellas no se presenta a la reelección el actual presidente, Bill Clinton. El viaje de los Reyes se realiza en plena precampaña de las elecciones generales que se celebrarán en España el 12 de marzo y en las que el Rey no tiene incidencia alguna. Esta visita estaba prevista para el año pasado, antes de la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado celebrada en noviembre en La Habana (Cuba), pero fue pospuesta, entre otros motivos, por el temor a las reacciones de grupos opositores al régimen de Fidel Castro, que protestaban por la celebración de la reunión en la isla.

El programa del viaje fue ultimado ayer en Washington durante una reunión entre Matutes y Albright. "Nuestra relación bilateral es muy amplia, pero trataré con mi amiga Albright, en concreto, la preparación de la próxima visita de los Reyes de España", afirmó Matutes el jueves, en Nueva York, tras entrevistarse con el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan.

El viaje servirá también, comentó el jefe de Exteriores, para preparar otra visita de Estado al país norteamericano, "más larga y con más escalas", que se celebrará "el año que viene o dentro de unos años".

Programa apretado

El acto principal del apretado programa del monarca español -que viajará acompañado por Doña Sofía- será un discurso en la Biblioteca del Congreso de EE UU (el Congreso y el Senado están cerrados por vacaciones) ante una representación de senadores y congresistas.

Los Reyes se reunirán con el presidente estadounidense, Bill Clinton, y su esposa Hillary, de quienes partió la invitación oficial para el viaje. El matrimonio Clinton ofrecerá, además, una cena de gala en la Casa Blanca. Los Reyes han incluido en su agenda una entrevista con una representación de la comunidad española que reside en la capital de Estados Unidos.

Ayer, Matutes y Albright aprovecharon la reunión para discutir cuestiones bilaterales y de política exterior: entre ellos, los problemas surgidos por la formación del nuevo Gobierno austriaco, que incluye cinco ministros de un partido populista de extrema derecha. En una rueda de prensa conjunta, ambos mandatarios mostraron su intención de "limitar" sus contactos con el nuevo Ejecutivo centroeuropeo.

Fuentes diplomáticas españolas habían adelantado que no estaba previsto tratar un posible acuerdo sobre la ampliación de la base aeronaval de Rota (Cádiz). Estados Unidos desea más espacio para el estacionamiento de aviones de transporte y ampliar el muelle, para los barcos de la VI Flota del Mediterráneo.

Sobre la construcción de la defensa europea, Matutes señaló que España siempre ha querido desarrollarla, sin que ello signifique "algo anti Estados Unidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 2000

Más información

  • Los Reyes viajarán a Washington del 22 al 24 de febrero