Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

185 heridos al hundirse el suelo de una tienda de Sevilla que ofrecía sillones a 3.000 pesetas

Un saldo carísimo. La expectación desatada por la oferta de Muebles Peralta, en Dos Hermanas (Sevilla), que ayer sacaba a la venta 46 sillones de orejas al precio irrisorio de 3.000 pesetas, provocó tal aglomeración que el suelo acabó cediendo. Sobre las 10.15, muy poco después de la apertura del comercio, se desplomó el pasillo de la planta baja, en el que unos 200 clientes se apelotonaban en un pasillo de 15 metros de largo y seis de ancho. Aunque no hubo víctimas mortales, entre los 185 heridos hay 38 graves o muy graves. Todos fueron evacuados a seis centros hospitalarios de Sevilla.

Una agresiva campaña de publicidad había aireado durante los días previos la oferta de Muebles Peralta para festejar su centenario. La empresa, fundada en Andújar (Jaén), posee dos establecimientos en Sevilla (uno en la capital y otro en Dos Hermanas), que ayer ponían a la venta 46 sillones de orejas, rebajados de 32.000 a 3.000 pesetas. El tono tremendista con el que se anunciaban las gangas en las emisoras de radio resultó, a la postre, premonitorio: "Dejarás a tu novio, dejarás a tu marido. Él dejará el fútbol. Hasta el jueves no dormirás. El jueves no quedes con nadie. Es un día de oro en Muebles Peralta".El espectacular reclamo provocó que, poco después de la hora de apertura, el pasillo de la planta baja de la nave que acoge la tienda estuviera repleto de clientes potenciales. El suelo del pasillo, de unos 105 metros cuadrados, cedió sobre las diez y cuarto y las personas que lo ocupaban cayeron al semisótano, cuatro metros y medio más abajo, en el que se guardaban otros muebles. Aunque no hubo víctimas mortales resultaron heridas 185 personas -tres empleados y 182 clientes-, de las que 38 están en estado grave o muy grave. Tanto los responsables políticos como los bomberos han achacado el accidente a la sobrecarga concentrada en un pequeño espacio. El suelo -una estructura de hierro y hormigón- de la planta baja del establecimiento, ubicado entre los kilómetros 551 y 552 de la N-IV (Sevilla-Cádiz), cedió parcialmente ante el exceso de peso. "Como si hubiéramos caído por un embudo", recordaba ayer Virginia López, de 31 años, sentada en una silla de ruedas, en una sala del hospital de Valme.

Desbordamiento

La afluencia de clientes ansiosos por hacerse con un sillón había desbordado todas las previsiones de los empleados, que habían intentado poner orden antes de la apertura del local repartiendo números entre los que esperaban. El desbordamiento de la demanda sorprendió incluso al personal de la empresa. "Nunca había habido tanta gente como hoy, ni siquiera en Navidad o en otras rebajas", comentaba ayer un trabajador, con más de 20 años de antigüedad en la tienda, construida en 1975. Un empleado había ordenado callar el vocerío instantes antes de producirse el siniestro.

La evacuación de los 185 heridos se realizó a seis centros hospitalarios de Sevilla (Valme, Virgen del Rocío, Virgen Macarena, Vigil de Quiñones, clínicas de Sagrado Corazón y Santa Isabel), al activarse el plan de actuación en caso de catástrofes de la Junta de Andalucía, que movilizó a 90 trabajadores sanitarios, 70 bomberos y 36 ambulancias. Algunos traslados, sin embargo, se realizaron en vehículos particulares de voluntarios y familiares de los heridos.

En el último comunicado del Servicio Andaluz de Salud, emitido a las 19.00, se informaba de que más del 50% de los heridos había recibido el alta o la recibiría en breve. Las principales lesiones corresponden a traumatismos cranoencefálicos (6), torácicos (6) y abdominales (1), fracturas de pelvis (6), vertebrales (16) o de algún miembro inferior o superior (34).

El presidente andaluz, Manuel Chaves, que ayer visitó a los heridos, anunció que se investigará para esclarecer lo ocurrido, además de las diligencias abiertas por el Juzgado de Instrucción número 4 de Dos Hermanas. La empresa, que rehusó hacer declaraciones, señaló, en un anuncio publicitario, que es "la primera interesada en conocer las causas". En el texto figuraba, además, un teléfono de contacto para los afectados por el accidente, que la firma ofrecía para "colaborar materialmente en el resarcimiento de los daños y sin perjuicio de responsabilidades que pudieran existir de terceros". La mayoría de los afectados aseguraron ayer que estudian iniciar acciones judiciales contra Muebles Peralta, entre ellas Carmen Martín, que acudió a la tienda con cinco familiares. Ya con un collarín, parecía justificarse: "Los sillones eran buenísimos".

Esta información ha sido elaborada por Joaquín Mayordomo, Rodrigo Ponce de León y Tereixa Constenla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2000

Más información

  • Unas 200 personas se apiñaron en un pasillo de la nave de Muebles Peralta atraídos por la ganga