Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA CRISIS EN EL PRIMER GRUPO ESPAÑOL

Cambios constantes en la cúpula desde 1996

Juan Villalonga tomó la presidencia de Telefónica por designación del Gobierno en el verano de 1996. Desembarcó en la primera empresa española rodeado de un grupo de hombres de confianza (Javier Revuelta, Andrés Tejero, Juan Perea y Marcial Portela), de los que hoy sólo queda uno en el grupo, Tejero, pero su alejamiento es cada día más evidente.La entrada de Villalonga significó la salida de numerosos profesionales con una larga experiencia en el sector, aunque mantuvo a su lado a algunos como Francisco Mochón, que tampoco está ya en la empresa, y Guillermo Fernández Vidal, que ha pasado por distintos puestos de responsabilidad. Villalonga, que ha cambiado dos veces la estructura del grupo, ha remodelado la dirección más de 40 veces.

El primero de los próximos en marcharse fue Marcial Portela, que había dejado Argentaria para hacerse cargo de Telefónica Internacional (TISA) y que abandonó porque Villalonga empezó a desconfiar de su independencia. El pasado diciembre abandonó la compañía otro de los elegidos, Javier Revuelta, vicepresidente ejecutivo de la compañía que actuaba como nexo de Villalonga con el partido del Gobierno.

También se fue Pedro Pérez, a quien Villalonga había encargado la entrada en medios de comunicación. Antes se había ido el direcctor de finanzas, Fernando Abril-Martorell, ahora presidente de TPI.

Esta nueva crisis se produce en vísperas de que venza el plazo para pagar los más de 50.000 millones en opciones para 100 directivos. Quienes se han marchado han negociado la retribución por adelantado.

La confianza está depositada ahora en José María Mas, presidente de Antena3; José Antonio Ríos, presidente de Telefónica Media; Manuel García-Durán, encargado de las relaciones institucionales; Antonio Viana, responsable de la filial de datos, y Luis Martín Bustamante, de Telefónica Móviles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2000