Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los accionistas de Isla Mágica retrasan la ampliación de capital

Los accionistas de Isla Mágica no alcanzan un acuerdo. El Consejo de Administración que se celebró ayer sólo trató la presentación de la cuenta de resultados del año 1999 -de la que de momento los responsables del parque omitieron cualquier dato- y se dio a conocer entre los accionistas el informe de la consultora Arthur Andersen, que receta una ampliación de entre 2.000 y 4.000 millones de pesetas para solventar la crisis que afecta al parque. El director de comunicación de Isla Mágica, José María Jove, indicó que las seis horas de reunión del Consejo no fueron suficientes para tocar el punto sobre la ampliación de capital. También especificó que es la junta general del accionariado el órgano de la empresa que debe pronunciarse sobre este tema, pero que no fue convocado ya que el Consejo de Administración quedo interrumpido, aunque las negociaciones seguirán la semana que viene. Tampoco se trató la refinanciación de la deuda de la Sociedad.

Pasa el tiempo y no se da respuesta a la principal pregunta: ¿cuánto dinero va a aportar cada socio para alcanzar la cifra de la ampliación necesaria para la salvación de la empresa? El grupo mayoritario de socios (Ogden, Aldeasa y Acciona), que ya conocía los datos del estudio de la consultora, pintó hace varias semanas una situación desesperada en la que exigía ayudas públicas y que las cajas de ahorro -El Monte, Caja San Fernando y Unicaja- aumentaran su participación y entraran en la gestión del parque, por el carácter social de las entidades de ahorro. Altos directivos de las cajas consideraron el llamamiento del núcleo mayoritario un chantaje y devolvieron la pelota dejando caer que toda la problemática del parque deriva de la mala gestión de este grupo de accionistas.

Los accionistas, además de la ampliación de capital, pidieron que "los trabajadores asuman la realidad del parque", es decir, negociar un convenio más flexible que, de entrada, parte con la negativa del comité de empresa. Este punto, que estaba en el orden del día del Consejo de ayer, tampoco fue abordado.

En cuanto a las ayudas públicas, el delegado de Economía y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla, Emilio Carrillo, anunció que estaba en estudio la posibilidad de mejorar el tratamiento fiscal de Isla Mágica para equipararlo con otros parques temáticos españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de febrero de 2000