Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ESPERANZA ROMEROESCULTORA

"Volvemos a valorar de nuevo el arte figurativo"

Vivió desde dentro todo el boom del movimiento punk de mediados de los setenta, en Londres, adonde había ido en busca de aventuras. Esperanza Romero (Melilla, 1956) se codeaba con gente como Sid Vicious o Johnny Rotten, de los Sex Pistols, Joe Strummer o Mick Jones, de The Clash, o Chrissie Hynde, de The Pretenders. Pero su vocación no era la música, sino el arte. Seleccionada para entrar en el Royal College de Londres, uno de los más elitistas de Gran Bretaña, eligió el mundo de la cerámica, el grabado y los murales. Ahora, diez años después de haber regresado a España, su obra se cotiza bien y es reclamada en países como Gran Bretaña o Japón. Parte de su éxito, admite, se lo debe a la técnica que aprendió en Londres.Pregunta. ¿Cómo era el ambiente del punk londinense cuando usted llegó?

Respuesta. Estaba muy bien. Había sobre todo gente muy bohemia, músicos, artistas, okupas, que en aquellos tiempos se llamaban squatters. En el Londres de entonces se respiraba otro aire, había mucha más apertura. Ahora, cuando voy, lo encuentro mucho más conservador.

P. Usted llegó a conocer a Sid Vicios, una de las leyendas del punk. ¿Qué tal era?

R. Estaba loco. Todo su afán era ir a lo bestia. Iba a lo bestia en todo, el que más. Ya incluso antes de que fuese famoso con los Sex Pistols llamaba la atención en todos los sitios, en los conciertos, como espectador. Siempre iba pasado de rosca.

P. Una de sus hermanas también estaba en Londres, Paloma, o Palmolive, del grupo The Slits.

R. Sí. Fue el primer grupo punk de la historia compuesto sólo por mujeres. Fueron teloneras de la primera gira de The Clash. Pero eran terribles tocando. The Clash sí tocaban bien.

P. Ahora su mundo es el arte, la cerámica, los grabados. ¿Se puede vivir del arte hoy en España?

R. Creo que sí. Yo al menos sí puedo vivir de mi obra. En cierto modo me considero una privilegiada.

P. ¿Está bien cuidado el arte en España?

R. No mucho. Desde mi punto de vista, el arte está más apoyado en otros países. Yo conozco bien Gran Bretaña, y lo noto. A mí me dieron una beca allí para que pudiera establecerme, montar mi propio taller. Y aquí me deniegan el permiso para hacerme un taller en mi casa porque no tiene entrada para minusválidos. Cosas así.

P. ¿Cómo ve el nivel de creatividad de los artistas hoy en día?

R. Por lo general, creo que es bueno. Estamos volviendo de nuevo a valorar el arte figurativo, y eso me gusta, porque es mi campo. Se está abandonando lo abstracto. Incluso Miquel Barceló se está volviendo mucho más asequible en las obras que está realizando ahora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000