Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dar más oxígeno reduce a la mitad la tasa de infecciones quirúrgicas

El índice de infecciones derivadas de las incisiones quirúrgicas se puede reducir a la mitad simplemente suministrando a los pacientes más oxígeno durante y después de la anestesia, según señala un nuevo estudio realizado en la Universidad de California, en San Francisco (EE UU).El trabajo muestra que esta práctica segura y barata puede salvar vidas y ahorrar tiempo y dinero, dado que las infecciones por las incisiones quirúrgicas son bastante habituales, a menudo prolongan la hospitalización y pueden incluso causar complicaciones mortales. En la cirugía colorrectal, por ejemplo, los índices de infección de la incisión varían entre el 9%-27% y a menudo aumentan la estancia en los hospitales en siete días, según indicaron los científicos.

El espectacular hallazgo, publicado en el último número de la revista The New England Journal of Medicine, se basa en un estudio realizado con 500 pacientes sometidos a cirugía de colon en tres hospitales europeos. Los científicos observaron que el oxígeno adicional inhalado por los pacientes durante y después de la operación parece mejorar la capacidad del sistema inmune de luchar contra la infección.

Esta investigación demuestra que el número de bacterias eliminadas está asociado directamente con la cantidad de oxígeno presente en los tejidos de la incisión. Según indican los autores del trabajo, la inhalación de oxígeno adicional aumenta notablemente la cantidad de oxígeno del que disponen los neutrófilos.

Poder antibacteriano

"Ahora tenemos pruebas de que el aumento de los niveles de oxígeno durante la anestesia e inmediatamente después de la misma proporciona al ejército inmunitario más municiones para eliminar bacterias en la incisión propiamente dicha", afirma Daniel Sessler, profesor de anestesia y cuidados intensivos en la Univeridad de California y principal autor del artículo.

Los 500 participantes en el estudio (operados de cáncer de colon o enfermedad inflamatoria intestinal) fueron asignados aleatoriamente a la inhalación de una entre dos concentraciones de oxígeno durante la operación y dos horas después de la misma. A uno de los grupos se le administró el 30% de oxígeno como es habitual; al otro grupo se le dio el 80% de oxígeno. Ambos grupos recibieron idéntica cantidad de anestesia.

Las infecciones de las incisiones quirúrgicas se desarrollaron en 28 de los 250 pacientes que recibieron el 30% de oxígeno, pero sólo en 13 de los 250 pacientes que recibieron una proporción de oxígeno del 80%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2000