Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lydia Delgado destaca en el Gaudí por la elegancia de sus propuestas

Ermenegildo Zegna saca a desfilar al equipo rumano de gimnasia

Lydia Delgado volvió a destacar en la pasarela Gaudí por el nivel de elegancia que contienen sus nuevas propuestas. Ermenegildo Zegna lo hizo porque vistió con prendas deportivas al equipo nacional rumano de gimnasia rítmica y artística. Las tendencias para el próximo invierno vienen cargadas de buenos propósitos, como la elegancia y la comodidad en cualquiera de sus versiones. Mientras algunos diseñadores optan por distanciarse, de momento, de los tejidos artificiales, entre ellos Antonio Miró y Delgado, otros exponen sus virtudes.

El grupo italiano Zegna presentó sus propuestas deportivas valiéndose de un espectáculo, creado en exclusiva por Debra Brown, coreógrafa del Cirque du Soleil, en el que, además de los rumanos, participó Jesús Carballo, campeón del mundo de barra fija e imagen de Zegna Sport en España. La singularidad de este tipo de prendas radica más en sus características técnicas, destinadas a mantener bajo control la temperatura corporal, que en su diseño, que combina chaqueta climatizada, jerséis con capucha, pantalones flexibles y calzado deportivo.Lydia Delgado sugiere color, pero continúa dando al negro el valor más alto de la elegancia. Mantiene a raya las virtudes estéticas de la población femenina, a quienes dedica una exquisita colección de trajes chaqueta y cuyas líneas dibuja con extraordinaria delicadeza. Apasionada por el detalle, coloca cremalleras ciegas, añade cuellos de moutón pincelado, hace lazadas de cordón, cose flecos y continúa en busca de lo chic y lo ingenuo. Su apuesta más atrevida la formula con cuadros escoceses: faldas largas atadas con presillas de cuero a modo de pareo. Para la noche disfraza la figura femenina con grandes volúmenes que se ajustan en la cintura y barren el suelo de un modo increíble: abrigos ingleses de terciopelo negro sobre faldas golondrina, corpiños de raso y colas abullonadas, que recuerdan las escenas provocadoras de los cuadros de Toulouse- Lautrec.

El mismo concepto de feminidad está presente en la obra de Julie Shon, aunque en ésta la influencia de los nuevos tejidos confiera a su obra un aire más futurista.

Por fin alguien se atreve a vestir con delantal al hombre. Los incombustibles Mila y Tucho Balado, bajo las siglas MYT, visten al hombre con falda y delantal con absoluta coherencia y valiéndose de la utilidad de los tejidos técnicos para algo más que para servir de reclamo. Su estética reivindica lo andrógino, la sencillez de lo indispensable y el rigor de lo funcional. En la misma línea virtual, New Boxer propone acolchados suaves para hombre, a base de mezclas de nailon, lana y algodón, para confeccionar prendas de espíritu deportivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de enero de 2000