Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRLO CAPIBLANCO

Media luna en el pecho

De los sonidos más familiares de la naturaleza destaca el del mirlo común, que vive en zonas frondosas y frescas de bosques o a la orilla de los ríos. Da la sensación de que su canto describe el paisaje donde sucede la acción sin perder detalle. Su color negro y pico amarillo ayudan fácilmente a identificarlo.Muy pocos saben que tiene un pariente, de tamaño similar, que se diferencia por la media luna de color blanco que posee entre la garganta y el pecho, que parece un curioso y estilizado babero que le protege a la hora de alimentarse de gusanos, moluscos y frutos. Puede suceder que alguno lo confunda con algún ejemplar medio albino de mirlo común.Un pico de Sierra de Mágina de poco más de dos mil metros ofrece un hábitat adecuado para este mirlo, que elige las laderas de la montaña con bosques claros de pinos, enebros y zonas claras donde abundan las especies herbáceas.

En estas fechas en las que escasean los insectos, se alimentan de frutos de matorrales y hierbas, y de alguna que otra lombriz o caracol que encuentran bajo la rica hojarasca que cubre la zona. El sonido no difiere tanto del de su conocido pariente, aunque las notas que emite nos recordarán mucho más a una flauta que a cualquier otro instrumento de viento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 2000