Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así empezó la crisis

El pasado 5 de noviembre, el ex tesorero de la CDU Walther Leisler Kiep compareció ante la justicia por supuesta evasión de impuestos. Kiep declaró que el 26 de agosto de 1991 había recibido una maleta en Suiza del comerciante de armas Karlheinz Schreiber con un donativo de un millón de marcos en efectivo para la CDU. Pocos días después, el Gobierno de Kohl autorizó la exportación de tanques a Arabia Saudí. Al principio, Helmut Kohl aseguró que desconocía la existencia de donativos de este tipo e insistió en declarar antes de Navidad en la comisión del Bundestag que investiga el caso.El 26 de noviembre, ante el anuncio de la creación de dicha comisión, el antiguo secretario de la CDU Heiner Geissler confirmó la existencia de cuentas que no figuraban en la contabilidad del partido.

El 30 de noviembre, Kohl reconoció ante su propio partido haber mantenido un sistema de financiación paralela y aceptó que con ello pudo violarse la ley, pero negó haberse enriquecido con ello. Durante el mes de diciembre, la fiscalía de Bonn recibió más de 10 demandas penales contra el ex canciller. A finales de mes, nuevas revelaciones indicaron que la CDU entregó en 1998 100.000 marcos (8,5 millones de pesetas) a la agrupación democristiana de Ludwigshafen, la ciudad natal de Kohl. El día 29, la fiscalía de Bonn anunció que investigaría a Kohl por financiación ilegal, pero no por blanqueo de dinero, fraude y perjurio. El 3 de enero, la Fiscalía Federal del Estado inició formalmente la investigación destinada a aclarar si existe o no motivo para procesar al ex canciller.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2000