Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enfrentamiento público en Jaén por el destino de la antigua cárcel

,Lo que estaba anunciado como un acto informativo para presentar el mostrador de Jaén en la feria de turismo Fitur se transformó ayer en un agrio enfrentamiento público entre el alcalde de Jaén, el popular Miguel Sánchez de Alcázar, y el presidente de la Diputación, el socialista Felipe López. Ante la mirada atónita de una docena de alcaldes de la provincia y el presidente de la Cámara de Comercio, que les acompañaban en el acto, los dos políticos se enzarzaron en una controversia dialéctica -que se prolongó durante casi una hora- a propósito de la interpretación que cada uno hace del protocolo, suscrito el pasado 30 de diciembre por el Ayuntamiento de Jaén y el Ministerio de Economía, para la reversión a la ciudad del edificio de la vieja cárcel, cerrado desde 1991.

El detonante del rifirrafe -que tras un acalorado cruce de acusaciones se saldó con un apretón de manos por ambos políticos- fue el anuncio de Felipe López de que la Diputación no retirará el recurso de casación que tiene interpuesto ante el Tribunal Supremo hasta que existan "garantías suficientes" de que ese edificio se destinará a Museo de Arte Ibérico, tal y como reclama la Junta de Andalucía y numerosos colectivos de la ciudad.

López considera ambiguos los términos del protocolo. Sobre todo, el punto que asegura que "el Ministerio se compromete a tramitar expediente de cesión del edificio", algo que, a su juicio, debería sustituirse por "el Ministerio cede...". Ni siquiera el respaldo del Ayuntamiento al uso del edificio como museo es suficiente para el titular de la Diputación.

Por su parte, el alcalde de Jaén, antes de la disputa pública, acusó a López de "hacer el ridículo" en este tema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2000