Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Gordillo, Sevilla y el "capillismo"

» Gordillo, Sevilla y la advocación cofradiera. El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona dedica al pintor Luis Gordillo una retrospectiva sobre el conjunto de su obra, uno de los cúlmenes de la pintura contemporánea española. Mientras tanto, en Sevilla, su ciudad natal, ni un homenaje ni una antológica ni la declaración de hijo predilecto ni el nombre de una calle. La ciudad, dominada hoy más que nunca por el capillismo rampante que no respeta ninguna ideología que se le oponga, no hace más que quitar nombres tradicionales de calles y en su lugar poner nombres de advocaciones cofradieras. ¡Qué manera más vergonzosa de entrar en el siglo XXI!» Un militante, Pacheco y la paz andalucista. Como militante andalucista he recibido una carta de Pedro Pacheco en la que ni siquiera me felicita las Pascuas. No dice nada. Está vacía, sólo al final señala que debemos ser capaces de aparcar las posibles diferencias en el seno andalucista. Ese colmo de la desfachatez no es nuevo, ni la inoportunidad. No es necesario recurrir al pasado para prever tales características en Pacheco y otras muchas más negativas. El mismo día que recibo la carta, una mandada de Pacheco, la señora Asensio, ataca en televisión a la gente más seria del PA. Busca el perfil femenino con el que estamos sensibilizados y quiere descabalgar las cabezas de la candidatura prevista en Sevilla y Málaga, entre ellas Antonio Ortega, que debería haber sido candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía y será quien obtenga los votos, sean los que sean, porque tiene un buen discurso andalucista. El de Pachecho es como la carta, no tiene nada, está vacío, y de penúltima prueba tenemos su comparecencia en el programa de Campo Vidal. Yo como andalucista sentí vergüenza de la pobreza dialéctica ni siquiera remendada por la ayuda de Solé Tura. De eso debería preocuparse Pacheco para que haya paz andalucista, la misma que le deseo en estas fiestas (J. H. V.).

» Sobre el concurso-oposición para catedrático. El procedimiento seguido para la adquisición de la condición de catedrático de profesores de enseñanza secundaria ha constituido un cúmulo de irregularidades, algo impropio de una administración democrática. Un concurso-oposición tan competido entre profesionales con tan larga trayectoria docente merece como mínimo equidad y limpieza. El comportamiento de los tribunales ha estado plagado de arbitrariedades. Las listas de admitidos incluyen aspirantes que abandonaron la prueba, que se excedieron en el tiempo límite de exposición, que hicieron simulacros de tratamientos didácticos, que han presentado remedos de memorias. Las calificaciones de los no admitidos no aparecen ni se comunican. Indefensión total ante tanto atropello. Dicen que no hay pruebas del desaguisado. Ahí tienen una prueba documental y los sindicatos lo saben: Aún están a tiempo de revisar las memorias presentadas para comprobar que esto ha sido una burla.

» Suspenso a los decorados y vestuario de "Lohengrin". Cuando menos de decepcionante se puede calificar la dirección de escena del italiano Luca Ronconi realizada para la ópera Lohengrin, representada estos días en el Teatro de la Maestranza. En nombre de una pretendida modernidad, ha sustituido la suntuosidad de la puesta en escena que suele caracterizar a las óperas, por unos decorados tristes y desangelados. En cuanto al vestuario, los coros uniformados con trajes grises y pelucas rubias recordaban a los componentes de una comparsa del carnaval de Cádiz. El rey Enrique, con sus pantalones de cuero, tenía pinta de motero, y Federico de Telramondo, calzando botas de agua, parecía venir de Valdealcalles. Así pues, suspenso para el señor Ronconi y por supuesto sobresaliente para la música de Wagner y para un magnífico director musical, Marc Soustrot.

» Una alarma demasiado eficaz. Un bar situado en la calle Manuel Bermúdez Barrera, esquina José Ignacio Benjumea, de Sevilla, tiene el mejor sistema de alarma que se ha inventado. Cada fin de semana la alarma suena cada media hora, con lo que los vecinos nos vemos obligados a llamar al 092, que ante nuestras quejas manda inmediatamente una patrulla, que vigilará perfectamente el bar, pero no impide que la alarma siga sonando ininterrumpidamente. El otro día, desde las ocho de la tarde hasta las seis de la mañana, última hora en que llamé al 092, estuvo vigilado el bar perfectamente, pero ningún vecino pudo dormir. Creo que es un sistema que deben adoptar otros establecimientos para su total seguridad y el insomnio de los vecinos.

» Un compromiso total. Soy una militante socialista y he leído las declaraciones de Carmen Calvo en EL PAÍS. Las mujeres socialistas tenemos un compromiso de militancia con el que después de muchos años hemos conseguido que mujeres como ella estén hoy en la posición pública que ocupan. Ese compromiso es absolutamente con todas sus consecuencias.

» Sin bonobús durante más de medio mes. No hay derecho a que nos dejen a las personas mayores sin el bonobús gratuito durante más de medio mes. Dicen en el distrito quinto del Ayuntamiento sevillano que desde Navidad hasta el 10 de enero del 2000 no los pueden entregar, porque no los tienen allí y hay que esperar a que se los lleven. Mientras tanto, los mayores estamos sin bonobús.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2000