Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Bazán recelan de la fusión con Astilleros Españoles

Los empleados de la Empresa Nacional Bazán, dedicada a la construcción de buques militares, no aceptan inicialmente la posible fusión con Astilleros Españoles (AESA), firma igualmente pública dedicada al sector naval civil. Ésa es una de las posibilidades que baraja la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para salvar la situación crítica que afronta la segunda de las empresas, y cuenta para ello con el dictamen favorable de una consultora privada a la que encargó el análisis de la fusión. Todos los países que poseen sector naval tienen unidos los segmentos productivos civiles y militares."Creemos que la primera fase de compra de Juliana, Manises y Astilleros de Cádiz por la SEPI debe quedarse ahí y una vez que se elimine el riesgo de quiebra técnica ya veríamos", sostuvo ayer Joaquín Chulián, presidente del comité de Bazán de San Fernando (Cádiz), donde trabajan unos 900 empleados. El portavoz de la plantilla fue contundente al afirmar que cualquier solución que implique a Bazán deberá contar con la presencia de la firma en las negociaciones y con la aquiescencia del colectivo laboral.

"Nosotros entendemos que antes de cerrar nada, habría que hablar de muchas cuestiones, como las cargas de trabajo y el mantenimiento de todos los centros, y, en el caso de Bazán, garantizar que continúa con las construcciones civiles y militares, como viene haciendo hasta ahora", añadió.

Plan de futuro

Los trabajadores de la Bazán exigen que se cumpla íntegramente el plan de futuro previsto para esta factoría isleña, a la vez que reafirman su compromiso "con el futuro de los compañeros de AESA dentro del sector público", pero matizan: "Si fusionar ambas empresas es la única solución, ya veríamos en ese momento, pero con Bazán negociando desde dentro", dijo Chulián.

La SEPI planea como paso previo comprar la factoría de AESA Cádiz para capitalizarla. El primer avance de resultados del año 1999, que trascendió hace unos meses, sitúa las pérdidas del grupo naval civil en torno a los 20.000 millones de pesetas, la mayor parte en la Bahía de Cádiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 1999

Más información

  • El Estado se plantea la unión de las empresas