Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Human Rights Watch celebra el papel de Garzón y Annan en 1999

La detención y procesamiento del general Pinochet y las intervenciones militares en Kosovo y Timor Oriental son tres acontecimientos que harán de 1999 un "año decisivo" en la lucha por la aplicación universal de los derechos humanos. Ésta es la principal conclusión del informe anual presentado ayer por Human Rights Watch, la prestigiosa organización norteamericana con sede en Nueva York.Kenneth Roth, director ejecutivo de esa organización, señaló que el caso Pinochet y las operaciones en Kosovo y Timor Oriental suponen "un punto de inflexión histórico". "La soberanía de un Estado ya no garantiza la impunidad frente a la persecución internacional por violación de los derechos humanos y crímenes contra la humanidad", dijo Roth. "Las fronteras nacionales", añadió, "ya no son una excusa para evitar la persecución".

Entre los personajes positivos del año, la organización norteamericana destaca al juez español Baltasar Garzón por su empeño en juzgar al general chileno Pinochet por algunos de los muchos crímenes cometidos durante su dictadura. Kofi Annan, secretario general de la ONU, también recibe un aplauso por advertir a los líderes indonesios que podrían ser perseguidos si no detenían las matanzas cometidas en Timor Oriental.

Decisiones de la OTAN

Ese pronunciamiento del secretario general de la ONU, según Human Rights Watch, merece que se hable del nacimiento de la doctrina Annan. La organización aprueba la decisión de la OTAN de enfrentarse a Serbia con el objetivo de intentar detener las atrocidades cometidas contra la mayoría albanesa de Kosovo. Y se felicita por el procesamiento de Slobodan Milosevic por el tribunal internacional de crímenes de guerra.

Una severa crítica merece, en cambio, el modo con el que la OTAN condujo su campaña contra Serbia, y en concreto la imprecisión de los bombardeos, que causó la muerte de civiles albaneses y serbios. Human Rights Watch señala que la campaña también violó varias normas internacionales humanitarias al establecer objetivos civiles como las centrales eléctricas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de diciembre de 1999