Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sito Miñanco, acusado de dirigir un desembarco de droga desde prisión

., Santiago de Compostela La Audiencia Nacional ha implicado al presunto capo del narcotráfico gallego José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, en un nuevo desembarco de droga al sospechar que en 1997, cuando se encontraba preso en Alcalá-Meco (Madrid), llamó desde un teléfono móvil a un antiguo colaborador suyo para dirigir un desembarco de seis toneladas de hachís cerca de Vigo.

José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, quedó en libertad condicional en noviembre de 1998, pero hace unos días ha tenido que declarar ante la juez Teresa Palacios, de la Audiencia Nacional, por los hechos que ahora se le imputan. La magistrada le volvió a dejar en libertad tras imponerle una fianza de 25 millones de pesetas.La policía ha identificado a Miñanco como el comunicante que llamó, en la madrugada del 8 de julio de 1997, a una de las personas detenidas en Vigo cuando participaba en el desembarco de seis toneladas de hachís, según La Voz de Galicia.

Esta operación permitió en su día la captura de otro de los capos históricos del narcotráfico gallego, Laureano Oubiña, huido de la justicia hace dos meses.

Los agentes de Aduanas tenían interceptados, aquella madrugada, los teléfonos móviles de varias personas que circulaban por Vigo mientras un buque desembarcaba el alijo en una playa próxima.

Aunque la supuesta participación de Oubiña parecía, en principio, despejar cualquier duda sobre el cerebro de la operación, algunos detalles desconcertaron a los responsables de la lucha contra el narcotráfico.

Entre los detenidos había al menos tres personas de las que se tenía constancia de su antigua pertenencia al clan de Miñanco, especializado en la cocaína y que nunca antes había colaborado con Oubiña, que se ha dedicado preferentemente al hachís.

Meses de comprobaciones concluyeron en que la persona que llamó a uno de los detenidos era Miñanco, entonces en la cárcel de Alcalá-Meco y que ahora se ha negado a someterse a una identificación de voz ante la juez Palacios, que le ha prohibido salir del país y exigido que se presente en el juzgado cada semana.

Carmen Avendaño, portavoz de la asociación contra la droga Érguete, que ya había denunciado que los narcos tenían móviles en sus celdas, pidió que la policía investigue el origen de los 25 millones de la fianza depositada por Miñanco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999

Más información

  • El "capo" gallego, en libertad bajo fianza