Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cosquillas al gigante

Una pequeña empresa acaba con 360 años de monopolio de Tabacalera

Los 360 años de monopolio de Tabacalera en la distribución de cigarrillos ha quedado roto esta semana al entrar en este mercado la firma Tamco, una empresa privada que cuenta con un capital de 200 millones de pesetas. Javier Esteban, consejero delegado de Tamco, ha señalado que, a pesar de que la empresa obtuvo su licencia como distribuidora mayorista de tabaco en el mes de abril de 1998, fue el pasado mes de agosto cuando retiró las primeras precintas fiscales (la etiqueta que emite el Ministerio de Hacienda para demostrar que ha pagado sus impuestos) para adherir a las cajetillas de tabaco. La semana pasada empezaron a servir a una modesta lista de estancos (existen 14.800 en el suelo español), en competencia con Tabacalera.En los últimos meses, desde que consiguió la autorización, ha realizado gestiones para poder recibir mercancía, ya que Tabacalera, que era el único fabricante en España, no lo facilitaba. Tamco ya ha abierto un almacén en Madrid, que cuenta con cajetillas de seis de las principales marcas del mercado, entre ellas Ducados y LM, que han sido suministradas por importantes macrodistribuidoras de Canarias.

MÁS INFORMACIÓN

Javier Esteban reconoce que no cuenta aún con el suministro ni el soporte de ningún fabricante de forma oficial, pero que está en negociaciones con ellos. Hasta ahora ha mantenido conversaciones con varios fabricantes europeos de primer orden para conseguir que suministren a esta nueva empresa, formada por un grupo de empresarios independientes que no proceden del sector tabaquero. En España, Tabacalera es el principal fabricante y produce cigarrillos bien con marcas propias o con licencias de las dos primeras multinacionales, Philip Morris y Reynolds, y, por lo tanto, es reacia a abrirse a la competencia. Logista, 100% de Tabacalera, controla prácticamente el 100% de la distribución mayorista de cigarrillos.

Por ahora, Tamco cuenta con el apoyo de importantes empresas macrodistribuidoras del sector en Canarias, lugar de donde, por ahora, provienen sus cigarrillos.

Aunque Tamco cuenta con un capital fundacional de 200 millones de pesetas, se negocia la entrada de nuevos socios con más recursos para garantizar un desarrollo del suministro de tabaco. La idea de Tamco es que el nuevo socio sea una empresa fabricante europea. Esteban reconoce que es difícil hacerse un hueco en el mercado porque el monopolio que ejerce Tabacalera en el sector de estancos es abrumador, a pesar de que esté liberalizado por ley el mercado de distribución. Tamco tiene que competir con Tabacalera en servicio, ya que está obligado a vender al mismo precio por ley. "Aunque Tabacalera y los fabricantes se han mostrado recelosos, los estanqueros tienen que saber que a partir de ahora cuentan con una nueva alternativa de suministro", recalca Javier Esteban, que recuerda que no tiene sentido el que se presuma de libre mercado en este sector cuando nadie podía competir con el "monopolio de hecho, aunque no de derecho, que existe a las puertas del año 2000. Logista, 100% de Tabacalera, copa prácticamente el 100% de este mercado".

Tabacalera insiste en que el mercado está liberalizado en todas sus facetas. La distribución mayorista está liberalizada desde 1986, pero el Gobierno no concedió la primera licencia para ello hasta 1995. Sin embargo, las dificultades en la práctica han hecho que sólo tres empresas hayan osado intentar competir con Tabacalera: McLane y Comet han comenzado a distribuir cigarros puros en pequeñas proporciones, mientras que Tamco acaba de comenzar a operar en el mercado de cigarrillos.

En la distribución minorista de tabaco, la Ley de Ordenación del Tabaco de 1998 santificó el estanco como el único punto de venta, con lo que Tabacalera sigue controlando este mercado. Las dos mayores centrales de compra de alimentación Euromadi e IFA ( con unas ventas totales de tres billones de pesetas anuales) han denunciado el monopolio que supone conceder al estanco este privilegio, un sector ligado con vínculos contractuales durante más de tres siglos con Tabacalera.

Las centrales, según establece la Ley de Ordenación del Tabaco, tienen que comprar sus cajetillas en el estanco y luego venderlas al precio de los bares y cafeterías, con un suplemento de 25 pesetas por cajetilla en el denominado segundo canal de ventas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de diciembre de 1999