Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU denuncia al fiscal una supuesta manipulación electoral en Carboneras

Izquierda Unida entregó ayer a la Fiscalía de Almería unos documentos en los que denuncian que existió una manipulación en las elecciones municipales celebradas el pasado 13 de junio en el municipio de Carboneras, actualmente regido por el partido socialista. Según IU, el censo de este municipio se engordó con más de 600 personas, las mismas que emitieron su voto por correo. El secretario del PSOE en Carboneras, Francisco Corbalán, negó que haya existido ningún tipo de manipulación en las últimas elecciones.

Los representantes de IU en Almería consideran que el censo electoral de esta localidad se engordó para beneficiar al partido que finalmente ganó las elecciones. Según el escrito presentado ante la Fiscalía, "el sistema de voto por correo fue utilizado prescindiendo de los supuestos de hecho que habilitan para su emisión".En el texto aseguran que un 15% de la población votó por correo, lo que supuso una cifra total de 670 votos. De éstos, según IU, 521 altas del padrón municipal se produjeron a pesar de no existir ningún flujo de población.

Los responsables de IU denunciaron también que la mayoría de las personas que emitieron su voto por correo se encontraba en el pueblo del día de las elecciones "y podían haber acudido a votar personalmente".

Procedimiento

Izquierda Unida explica el procedimiento en el texto remitido al fiscal: "Invitaban a firmar la solicitud del certificado de inscripción en el censo electoral, previamente rellenada por alguna de las personas denunciadas (el actual alcalde, Cristóbal Fernández, y sus concejales). Después, acompañaban al votante a la oficina de Correos con objeto de entregar la solicitud. Una vez recibida la documentación preceptiva para ejercer el voto, se personaban en su domicilio para inducir y presionar a estas personas a que dieran su voto a la opción política que representan los denunciados, el partido socialista". De esta forma, según IU, la solicitud de voto por correo fue formulada por terceras personas y firmada por el votante.

IU, que avaló la denuncia con testimonios, denuncia además que el mayor porcentaje de voto por correo se localizó entre trabajadores eventuales municipales. Afirman que a estas personas se las llegó a intimidar con la pérdida de sus puestos de trabajo para que decantaran su voto por una opción política concreta. "Se ofrecían dádivas como la permanencia en el puesto de trabajo eventural o subidas salariales", afirma.

Corbalán, por su parte, insinuó que la denuncia puede contar con el respaldo del Partido Popular. "No se han resignado al hecho de haber perdido las elecciones", afirmó. Según el representante socialista: "Las últimas elecciones municipales fueron absolutamente transparentes y negamos de forma rotunda que se produjera ningún engorde en el censo y que el voto por correo se realizara de forma irregular".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de diciembre de 1999

Más información

  • El PSOE niega la acusación de irregularidades