Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar mantiene que el Gobierno no nombró a Villalonga, y el PSOE demuestra lo contrario

El presidente del Gobierno, José María Aznar, y el portavoz socialista, Luis Martínez Noval, protagonizaron ayer en el Congreso un nuevo y duro enfrentamiento por los incentivos multimillonarios en Telefónica. Aznar respaldó a su ministro portavoz, Josep Piqué, al asegurar que el Gobierno no había propuesto a Juan Villalonga como presidente de la compañía. Martínez Noval aportó una información enviada por Telefónica a la Comisión de Valores en la que se demuestra que lo propuso la Dirección de Patrimonio, dependiente de Economía. Noval llamó "embustero" a Piqué, y Aznar le replicó con el mismo calificativo.

Luis Martínez Noval, el portavoz del PSOE, preguntó literalmente a Aznar ayer, en la penúltima sesión de control en el Congreso de esta legislatura, sobre si compartía las declaraciones previas de Piqué en el Senado sobre que era falso que la propuesta de nombrar al presidente de Telefónica hubiese partido del Gobierno.Aznar aseguró que a Villalonga lo habían nombrado en su día "los principales accionistas entonces de la empresa". Y sobre ese punto sentenció que el ministro "había dicho la verdad y usted", en alusión a Martínez Noval, "ha faltado a la verdad".

Martínez Noval se refirió a Piqué al afirmar que "sólo a un embustero se le puede ocurrir esa declaración". Intentó demostrar que cuando Villalonga accedió a la responsabilidad que ahora ostenta, el Gobierno del PP disponía de nueve consejeros en el consejo de administración de la compañía y el 20% de las acciones. Y destacó que uno de esos consejeros, Manuel Pimentel, entonces secretario general de Empleo, es ahora ministro de Trabajo.

En ese momento ya se levantó la primera gran algarada de la tarde parlamentaria, con abucheos cruzados entre los bancos del PSOE y del PP. El presidente del Congreso, Federico Trillo, pidió calma para que Martínez Noval prosiguiese su exposición y aventuró que el dirigente del PSOE acabaría retirando su palabra despectiva hacia Piqué. Martínez Noval, más tarde, no borró esa expresión de embustero del diario de sesiones sino que la reafirmó.

Amistad personal

Durante el debate con Aznar, Martínez Noval aprovechó su turno para subrayar por un lado "que había quedado claro que el candidato de Aznar y del Gobierno para Telefónica siempre fue Villalonga". Y para concluir que gracias a esa amistad personal entre Aznar y Villalonga el Gobierno y el PP "daban por bueno" que un grupo restringido de directivos de Telefónica "pudiesen ganar 100.000 millones de pesetas". Martínez Noval remachó: "Ni los faraones aspiraban a cantidades de esa naturaleza".

Aznar rebatió así esa tesis: "Es probable que los faraones no aspiraran a hacer algunas cosas pero en España los socialistas lograron algunas cosas más".

El portavoz del PSOE indicó que hasta ahora se habían conocido, "poco a poco, los dos primeros fascículos" de este plan de sobresueldos de Telefónica y auguró que en breve saldrá a la calle el tercero. Martínez Noval se refirió así a que aún queda por descifrarse la cuantía de las acciones sobre acciones de Terra, de TPI y de Telefónica Internacional.

Martínez Noval cayó en la cuenta ayer de por qué Villalonga tuvo antes del verano tanta prisa por nombrar consejero "al Ronaldo de las telecomunicaciones", en referencia al ex comisario comunitario Martin Bangeman. Y dio a entender que era para que pudiese beneficiarse del polémico programa de sobresueldos.

El presidente del Gobierno continuó su exposición destacando que ahora, tras saltar el escándalo de las multimillonarias acciones sobre acciones de Telefónica, había sido el grupo popular el que había reaccionado "propiciando una reforma de la legislación que ustedes aprobaron", en referencia a los Ejecutivos del PSOE, y cambiando las normas para que cualquier plan de ese tipo tenga que ser aprobado de forma individualizada por la junta de accionistas.

Y también presumió de que había sido el PP el que había incluido en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos la modificación sobre la fiscalidad de esas retribuciones. Aznar se atrevió entonces a reprochar al PSOE que se hubiese opuesto a esa medida y que sólo buscase el escándalo "para tapar su falta de alternativas". El PSOE en realidad lo que hizo fue proponer una serie de cambios sobre este tipo de compensaciones más amplio.

Martínez Noval, tras la contienda parlamentaria, compareció para acusar a Aznar de "falsear la realidad". Recordó que ya habían mentido el propio presidente del Gobierno y su vicepresidente económico, Rodrigo Rato, cuando intentaron equiparar hace un par de semanas el plan de acciones sobre acciones de Telefónica a otro similar entre 1994 y 1995 del entonces banco público Argentaria con un secretario de Estado socialista en aquel consejo de administración.

Desmontó la afirmación sobre que a Villalonga lo hubiese refrendado en su puesto el núcleo duro de accionistas de referencia de Telefónica. El diputado del PSOE facilitó un documento, denominado "Hechos relevantes y otras comunicaciones" número 6.972, con fecha 10 de junio de 1996, en el que Telefónica remitió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) las modificaciones producidas en la composición del consejo de administración el día 7 de junio de ese año, es decir tres jornadas antes.

En esa nota se informa de que Cándido Velázquez había presentado su dimisión "a petición del Ministerio de Econmía y Hacienda, como presidente del consejo de administración de la compañía, con simultánea renuncia a su cargo de vocal". Y también se explícita que ese consejo, "aceptando la propuesta de la dirección general de Patrimonio del Estado, ha nombrado por cooptación consejero de la compañía y presidente de su consejo de administración a D. Juan Villalonga Navarro, quien aceptó el cargo y tomó posesión del mismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 1999

Más información

  • Los socialistas llaman "embustero" a Piqué y aportan una nota con la propuesta de Patrimonio